El caso Illfurt es quizás el caso documentado de posesión diabólica más espeluznante de cuantos podamos encontrar.
La supuesta posesión se produjo durante un periodo de cinco años a dos hermanos, Teobaldo y José de 9 y 8 años respectivamente. Tres años después del comienzo de las manifestaciones supuestamente diabólicas la iglesia autorizo el exorcismo.
El suceso esta sobradamente documentado en un libro del Padre Sutter, escrito en 1935 titulado “El diablo. Sus palabras y sus actos en los endemoniados de Illfurt, Alsacia; según documentos históricos”, se trata de una recopilación de distintos testimonios y documentos históricos que hablan de este supuesto caso de posesión diabólica.

Se trata sin duda de un libro espeluznante. en el se narra como los dos hermanos provocaban todo tipo de desgracias, hablaban varios idiomas a la perfección, rechazaban la presencia de todo tipo de símbolos sagrados incluida el agua bendita en la menor cantidad y podían provocar daño a todos los que les rodeaban.
Predecían desgracias como la muerte de algún vecino del pueblo y conocían secretos ocultos de todos los que se encontraban cerca de ellos. También se producían experiencias poltergeist de movimiento de todo tipo de objetos.

Exorcismo de los niños de Illfurt
 A partir del tercer año la iglesia reconoció el caso y autorizo el exorcismo. Durante dos años hubo varios intentos infructuosos, tal es la fuerza de la posesión de los dos niños.
El exorcismo final y la liberación del primero de los hermanos, Teobaldo, corrió a cargo del padre Brey. Las ultimas palabras del diablo dentro del cuerpo del niño fueron “Ahora, me veo obligado a ceder”, tras lo cual el cuerpo del niño se contorsiono para después quedarse rígido como una tabla y caer como muerto.
Al despertar el niño no recordaba nada de lo sucedido y no reconocía ni siquiera a su padre. Además se extrañaba de las cosas que seguía haciendo su hermano José.
La liberación de este ultimo se produjo unos días después, en la iglesia y de una manera semejante a como fue liberado su hermano Teobaldo.

Quizá también te interese: Sanatorios Abandonados. El Psiquiátrico de Danvers.

COMPÁRTELO


 
Top