El asunto de la ouija es algo muy serio y que hay que tratar con delicadeza, no por los demonios o espíritus con los que podemos “contactar”, sino por el daño que mentalmente nos pueda generar al practicarla. De todas formas aquí daremos algunos datos científicos sobre la Ouija y una de sus principales explicaciones, el efecto ideomotor.


El origen del nombre
Uno de quienes patentaron la Ouija afirmó que el nombre estaba compuesto por la afirmación “Sí”, pero escrita en francés “Oui” y en alemán “Ja”.

Además es una de las palabras más comunes y utilizadas en la Ouija, pues las personas que practican este “juego” es para esperar respuestas del más allá.

¿Para qué se creó? Principalmente con fines de entretenimiento y nada más. Se trataba de un “juguete”, una tabla de mesa como otra cualquiera. Servía para comunicarse con los espíritus y poder hablar con ellos. Pero los problemas que comenzaron a surgir fueron desmesurados. En algunas ciudades incluso se prohibió.
Los riesgos de la Ouija
El problema surge cuando se sobrepasa el límite y te sugestionas y dejas de distinguir entre la realidad y lo que no es real. Piensas que en realidad estas hablando con un espíritu del otro mundo, y si además la conversación o se cierra o termina mal, las futuras consecuencias serán terribles.

Gente que termina muerta o se queda completamente loca no es nada extraño.
Explicaciones científicas de la Ouija
Muchos fenómenos tienen explicación científica, aunque algunos de ellos no se puedan explicar.

Para los científicos; nos dicen: Efecto ideomotor, ese es el culpable.

A través de la sugestión, la persona produce movimientos musculares involuntarios e inconscientemente, así se llega a pensar que es “algo” quién mueve el puntero. Sin ver que son ellos mismo quienes están haciéndolo.

Otra explicación, no tan científica, es la de que alguno de los “jugadores” esté gastando una broma a ser un fantasma.

Pero lo importante es esto: la mente es quién nos hace ver y sentir cosas que no son, pero sólo las mente débiles y las que se dejan influir fácilmente, de ahí el peligro de acabar psicológicamente fatal.


Los espíritus malos


Si al jugar con la Ouijacontactas” a una entidad del más allá procura que no sea maligno.

El otro mundo está lleno de espíritus malos. Baal, que su única intención es molestar, jugar malas pasadas e incluso más.

No se descarta que pueda ser un medio de comunicación pero si somos algo conscientes sabremos que hay que tener algo de cuidado.

Quizá también te interese: Los cuadros malditos de Bruno Amadio

COMPÁRTELO


Next
Entrada más reciente
Previous
This is the last post.
 
Top