El libro del Necronomicón es un grimorio ideado por el escritor estadounidense Howard Phillips Lovecraft, uno de los mayores genios de la literatura de terror de principios del siglo XX. Su presunto autor fue el «árabe loco» Abdul Alhazred, un poeta que visitó las ruinas de Babilonia. Sin embargo hay leyendas que cuentan que su origen es mucho más antiguo y que Lovecraft fue más que un simple mediador en esta extraña historia.


Que no esta muerto lo que yace eternamente.

Y con el paso de los evos,aun la muerte puede morir.
La etimología de Necronomicón es más transparente de lo que suele creerse. Aunque la forma no está testimoniada en griego antiguo, se trata de una construcción análoga a adjetivos comunes como ἀστρονομικός (astronómico), o οἰκονομικός (económico). Estos adjetivos están formados por tres elementos: Un lexema (ἀστρο-, οἰκο-, νεκρο-) + el lexemaνόμος (‘ley, administración’) + el sufijo -ικος, sin significado, que sirve para formar adjetivos. Así pues, astronómico significa etimológicamente “relativo a la ley u ordenación de los astros”; el neologismo necronómico sería “relativo a la ley (o las leyes) de los muertos”.
Cuando estos adjetivos se ponen en neutro singular (ἀστρονομικόν) o plural (ἀστρονομικά), adquieren un valor genérico: en el ejemplo, “lo relativo a los astros”, “las cosas relativas a la ordenación de los astros”. Necronomicón, neutro singular, es por tanto “(el libro que contiene) lo relativo a la(s) ley(es) de los muertos”, del mismo modo que el Astronomicon del poeta latino Marcus Manilius (s. I d. C.) es un tratado sobre los astros.
En una carta de 1937 dirigida a Harry O. Fischer Lovecraft revela que el título del libro se le ocurrió durante un sueño. Una vez despierto, hizo su propia interpretación de la etimología: a su juicio significaba «Imagen de la Ley de los Muertos», pues en el último elemento (-icon) quiso ver la palabra griega εἰκών (latín icon).


SIn embargo dejando atrás su historia, según H.P. Lovecraft, el Necronomicón es un libro de saberes arcanos y magia ritual cuya lectura provoca la locura y la muerte. Pueden hallarse en él fórmulas olvidadas que permiten contactar con unas entidades sobrenaturales de un inmenso poder, los Antiguos, y despertarlas de su letargo para que se apoderen del mundo, que ya una vez fue suyo.


Quizá también te interese: La desaparicion del vuelo 19
COMPÁRTELO


 
Top