Varginha es un pequeño pueblo en el estado de Minas Gerais, Brasil. En enero 20 de 1996, sábado a las 3.30 de la tarde, 3 chicas caminaban de regreso a su casa cuando, en un área conocida como Jardim Andere, a dos kilómetros del centro del pueblo, 

Liliane Fátima, de 16 años, miró a la izquierda y pegó un grito. Había visto a una extraña criatura, descrita como de piel grasienta de color carmelita oscura, una cabeza grande con lo que parecían tres protuberancias o cuernos. La extraña criatura estaba cerca de la pared de un garaje a unos siete metros de las tres chicas. 


“Estaba (la criatura) agachada, con los brazos comprimidos entre las piernas. Parecía estar con dolor”. “Vi primero sus ojos, grandes y rojos, sin párpados, tenía una pequeña boca y nariz, además de tres protuberancias en su cabeza y le sobresalían las venas en su pequeño cuello”. Liliane sintió mucho miedo y se viró de espaldas, dejando que las otras dos chicas, Valquiria, de 14 años y Kátia Andrade Xavier, de 22 años, continuaran observándolo.




“No era un animal y no era tampoco persona. Era una cosa horrible”, afirmó Kátia, “la criatura tenía un pequeño cuerpo, de 4 a 5 piés de altura, sin pelos y un pequeño cuello”.

“Parecía estupefacto. No hizo ningún ruido” dijo Valquiria. Pero la criatura hizo un pequeño movimiento y las tres chicas echaron a correr. Cuarenta minutos más tarde, Liliane y la madre de Valquiria, Luisa Helena de 38 años, llegaron al lugar pero no encontraron nada.
Cuando regresaron a su casa llamaron al Departamento de Bomberos para que lo recogieran, porque los Bomberos son los encargados de remover animales salvajes.
Mientras tanto, algunos niños del barrio le tiraron piedras a la criatura, la que se movió a corta distancia de donde estaba. El Departamento de Bomberos se retrasó y los militares llegaron primero, atraparon la criatura en una net, la criatura no dio resistencia, luego la depositaron en una caja y la pusieron en un camión militar. La llevaron a un pequeño hospital público donde los médicos informaron que no tenían el equipo para atenderla, la llevaron a otro hospital con las mismas consecuencias, hasta que finalmente la llevaron al Hospital Humanitas en Campinas estado de Sao Paulo, donde permaneció por un corto período de tiempo. De allí se llevaron a la criatura en un camión militar y nadie sabe a donde.
La historia enseguida se publicó porque, aparentemente, sin saber el incidente de las tres chicas, el matrimonio, Oralina Augusta y Eurico Rodriguez, que trabajaban en un rancho, insistieron en haber visto un OVNI, muy temprano en la mañana del mismo día 20 de enero. 

Estaban durmiendo en su casa, que se encuentra en la ruta entre Varginha y Tres Caracoes, cuando los despertó un ruido hecho por las vacas del rancho. Miraron por la ventana y vieron a las vacas corriendo desorientadas alrededor de la casa. “Miramos al cielo y vimos un objeto gris, similar a un submarino, del tamaño de un microbús, volando muy despacio sobre el campo”, dijo Eurico. “Había como un humo blanco que salía de él (según versiones el humo se debía a desperfectos en la nave, la que justamente cayó en el lugar donde los militares recogieron a una criatura). No tenía luces y no hacía ruido”, explicó Oralina. Las personas del pueblo enseguida asociaron la nave con la criatura vista 14 horas después por las tres chicas.


Aparentemente el ejército ya había capturado a otra criatura cerca de las 8.30 a.m. de ese mismo día. Pocos detalles se han dado sobre esto. Hay reportes que dicen que los Estados Unidos habían informado a las autoridades Brasileñas, sobre la caída de un OVNI en el área. Otros reportes dicen que partes de la nave fueron recogidos por camiones del ejército. De ahí, se especula, que los llevaron a Río de Janeiro y más tarde a los Estados Unidos. Aunque las autoridades militares han negado su intervención.
Pero lo que aquí nos interesa es la probable similitud de la descripción de la criatura por las tres chicas con la del depredador de sangre —conocido popularmente como chupacabras—, especialmente cuando ocurre junto a los ataques sucedidos en Puerto Rico, Miami y ahora en Chile, veamos:
“Color carmelita oscuro” – Teide Carballo, la testigo que vio a la criatura en Miami, la describe de color carmelita oscura. Otro testigo el Sr.Moreno, también describe a la criatura de color carmelita. En Puerto Rico los testigos dicen que el color es casi negro con la habilidad de cambiar el color como los camaleones. En México los testigos la describen de color carmelita oscuro al igual que ahora en Chile.
“Pequeño cuerpo de 4 a 5 pies de altura” – La criatura tiene la misma altura que la descrita por testigos del depredador de sangre en diversos países.
“No tiene pelos” – Esta es otra cualidad del chupacabras, algunos lo describen como casi reptil, aunque otros dicen que tiene pelos.
“Cabeza grande con pequeño cuello” – Al chupacabras, del tipo reptil, también lo han visto con cabeza grande y pequeño cuello.
“Tiene cuerpo grasiento” – Un campesino que fue atacado en México, dice que, el animal, tenía el cuerpo gelatinoso.
“Dos grandes ojos rojos sin párpados y una pequeña boca y nariz” – Esta descripción de los ojos rojos grandes, pequeña boca y nariz, encaja perfectamente con las descripciones dadas por todos los testigos del chupacabras.
“Tres protuberancias en la cabeza” – Los testigos en Puerto Rico dicen haberle visto como apéndices que le corren desde la cabeza hasta la espalda. Por último, al igual que en Varginha, en Puerto Rico, las apariciones del chupacabras suelen coincidir con avistamientos de OVNIs.
A veces pienso, si el caso de Varginha no es más que otro del depredador. Ufólogos y la prensa en Brasil lo clasifica como “extraterrestre”. Los investigadores no deben saltar a conclusiones sin antes de haber obtenido suficientes datos.
Otra extraña noticia nos llegó en el periódico El Nuevo Herald, junio 24, 1996. Con el titular: “Hombre Lobo” aterroriza ciudad, de la Agencia E.F.E., dice así:
Hasta aquí el cable que muy bien pudiera ser otro ataque del “Hemo predador” o una cortina para desacreditar al caso de Varginha.

Quizá también te interese: ¿Mensaje extraterrestre en nuestro código genético?

COMPÁRTELO


 
Top