El hombre pez de Liérganes es una historia fascinante que dicen ocurrió en un pueblo montañes de Santander. La historia se relata en el “Semanario Pintoresco Español” con fecha 27 de Enero de 1879. 
Francisco de la Vega Casar nació en el pueblo de Liérganes en 1747. Desde muy niño mostró su habilidad para nadar y pescar, se movía literalmente “ como pez en el agua”. Francisco se marcha a la edad de 15 años a Bilbao para aprender el oficio de carpintero. Allí permanece durante dos años como aprendiz.
En la víspera del día de San Juan  de 1764, Francisco junto a otros compañeros se van a la ría a darse un baño. Todos dejan su ropas, y se sumergen en el agua. Francisco de la Vega comienza a nadar y se va alejando en el horizonte. Pasa el tiempo y sus compañeros le esperan pero Francisco no vuelve. Su tardanza les hizo pensar que Francisco se había ahogado fatigado de tanto nadar. Comunican la noticia a su madre que desconsolada llora su pérdida.


Quizá también te interese: Personajes de la mitología. La fábula de Aracné
Trascurren cinco años, unos pescadores de Cadiz estaban faenando en alta mar, cuando para su sorpresa ven aparecer a una figura que parecía humana, sacaba parte de su cuerpo del agua y se volvía a sumergir, trataron de acercase pero le perdieron su pista. Los pescadores otro buscaron por la misma zona a aquella extraña figura surgida del mar. Mas parecía ”un hombre pez”. Para atraer su atención arrojaron trozos de pan al agua, la criatura  cogía el pan con las  manos y se lo comía.
Los pescadores decidieron apresar a aquella criatura, usando más redes y cebo lo consiguieron. Llevaron al extraño “hombre pez al Convento de San Francisco de la ciudad. Trataron de hablar con aquel ser en distintos idiomas, pero no habló ni una palabra.  Los pescadores pensaron que estaba embrujado o poseído. Llamaron a unos frailes para que hablaran con aquel extraño hombre. Al cabo de unos días el extraño ser pronunció la palabra “Liérganes”.
Los pescadores deseosos de averiguar buscaron noticias de ese pueblo. Al enterarse de aquella historia del chico ahogado años atrás en Lierganes se quedaron sorprendidos.Uno de los frailes partía hacia el pueblo con el “ser surgido del agua”. Llegaron a la que era la casa de Francisco de la Vega el chico supuestamente ahogado cinco años atrás. “El ser surgido del agua”, entró y la madre y hermanos le reconocieron, y abrazaron llenos de alegría. Francisco ni se inmutó, no hizo nada.

Durante 9 años estuvo Francisco con su madre, al parecer con un trastorno mental que se acercaba al “idiotismo”, cuando antes de su desaparición tenía una inteligencia normal. Andaba descalzo solo comía pan, vino y tabaco. Comía y bebía mucho de una vez, luego trascurrían varias días sin que tomara nada.
En una ocasión le enviaron a un recado, tenía que llevar un mensaje a un caballero de Santander. Como Francisco no encontró el barco de Pedreña para cruzar, se arrojó al mar y nado una legua desde el embarcadero hasta Santander. Tal como salió del agua entregó el papel al caballero.
Al cabo de nueve años Francisco desapareció.


También te puede interesar:  Mitología, la historia de Orfeo y Eurídice.

COMPÁRTELO


 
Top