En 1931 una joven fue asesinada mientras era conducida a su casa después de un baile en el O´Henry Ballroom de la avenida Archer de Chicago. vistiendo su blanco vestido de fiesta y sus zapatos de baile, fue enterrada en el Cementerio de la Resurrección, también en la misma calle.

Durante varios años después de lo ocurrido, algunos automovilistas han declarado haber visto a una joven con un antiguo vestido blanco practicando el autostop en la Avenida Archer. se cuenta que, sobre todo, la recogían hombres solteros o que ella subía a los coches sin ser avisada y pedía que la llevaran a casa y luego les hacía dejarla en el cementerio de la resurrección. Algunos automovilistas han asegurado que la mujer salía del coche sin abrir la puerta.
Una noche del mes de diciembre de 1977 un hombre pasó en coche y reparó en una mujer joven vestida de blanco detrás del portón del cementerio de la Resurrección. creyendo que tal vez se hubiera quedado inadvertidamente cerrada dentro, el automovilista llamó a la Policía. Pero cuando llegaron, la joven había desaparecido. Notaron sin embargo, que las barras de hierro forjado del portón del cementerio estaban ligeramente dobladas hacia fuera y distinguieron a ambos lados las huellas de dos manos.

Quizá también te interese: La dama marrón. El fantasma más famoso

COMPÁRTELO


 
Top