Oración usada por los satanistas
Ante ti poderoso Señor de la Verdad y la Luz Me Presento
Nada poseo salvo mi propio ser y mi humana naturaleza
Señor Guerrero por excelencia, tus armas truncaron los sables de Dios.
Protector de los hombres, ante ti acudo buscando proteccion.
Luz del Alba, Esperanza de la Humanidad, Señor de la Libertad.
Como hombre reclamo el vinculo sagrado que nos une ahora y por siempre
Tu belleza es envidiada por los astros y tu fuerza quiebra la roca
Permite que mi espiritu se funda con el tuyo, ahora y por siempre
Juez Sabio que a nadie temes, hablas la verdad sin vacilar por nadie
Permiteme disfrutar de tu sabiduria y desvelame tus grandes secretos.
Lucifer escucha estas palabras como ofrenda de union y agradecimiento
Complace mis deseos y mis palabras sellaran este pacto de union eterna.
Lucifer por ti renuncio a complacer a Dios.
Renuncio del Cristo.
Renuncio de los Sacramentos y Bendiciones.
Renuncio de sus Mandamientos.
Renuncio de sus Iglesias, Ministros y Pastores.
Renuncio de todo aquello que es Santo y Sagrado.
Renuncio de todo don o beneficio que no provenga de ti.
Renuncio a que mis actos sean tenidos como buenos ante Dios.
A todo ello renuncio, a cambio de unir nuestras almas por siempre.
Abrazo ahora tu causa como si fuera mia.
Abrazo tu amor y comparto tu odio.
Abrazo tu dolor y tu placer.
Abrazo tu oscuridad y tu Luz.
Abrazo tus dones y tu sabiduria, para usarlos contra nuestros enemigos.
Abrazo tu soledad y tu compañia.
Abrazo tu pasado y tu futuro de victoria.
Sea asi sellado este eterno pacto de union en nuestras almas.
Que nada lo rompa ni altere a traves de los siglos venideros.
Gloria a Lucifer, Gloria a Lucifer, Gloria a Lucifer.



Otra oración en Latín:
Salve satanas
Salve satanas
Salva satanas
In nomine die nostri satanas luciferi exelsi
Potentum tou mondi de inferno,
Et non potest Lucifer imperor, rex maximus,
Dus ponticius glorificamus et in modods
copulum adoramus te
Satan omnipotents in nostri mondi
DOMENI AGIMAS IESUS IESUS NASARENO
REX IUDEORUM
In nostri terra satan imperum
In vita lucifer ominus fortibus
Obsenum corporis dei nostri satana prontem
Reinus Glorius en in terra eregius
Luciferi imperator omnipotnets
Salve satanas
Salve satanas
Salve satanas

Muchas son las referencias que se han hecho sobre Lucifer a lo largo de los años, pero sobre todo muchos son los nombres que se le han dado: Belial, Satanás, Leviatán, Astaroth… aunque si indagamos bien en la historia podemos darnos cuenta que cada nombre corresponde a un demonio distinto, ninguno tiene que ver entre sí, pero todos tienen un fin determinado en este mundo.
Investigando sobre el origen de Lucifer, encontramos que es una palabra que proviene del latín lux (luz) + fero (llevar) lo que nos lleva a traducirlo como “el portador de la luz”. En la mitología romana Lucifer es el equivalente griego de Fósforo (el portador de la Aurora)
Este concepto se mantuvo en la antigua astrología romana en la noción de stella matutina (el lucero del alba), contrapuesto totalmente a la stella vespertina (lucero del atardecer), nombre que remitía a Venus, que según la época del año se puede ver cerca del horizonte antes del amanecer o después del atardecer.


Cuando Dios lo creó era un ángel perfecto, el Señor Jehová lo colocó como “el auferidor de la medida”, fue denominado por varios títulos como “Estrella de la mañana”, “Hijo del Alba”, era el “querubín ungido” , era perfecto en el día que fue creado.
Pero el orgullo y el egoísmo se apoderaron de él y lo llevaron a cometer pecado y “en la multitud de su comercio se llenó de violencia” hasta que Dios lo expulsó del cielo y lo condenó a muerte.


Quizá también te interese: 

COMPÁRTELO


 
Top