Estas fotografías fueron tomadas por el fotógrafo sueco Gregory Spoerri en 1988. Muestran lo que parece ser un dedo momificado. Todo pareciese normal hasta allí, salvo por que el dedo en cuestión mide 15 pulgadas (38.10 cm). 38 cms!? Solo imagínenlo: el ser que vivió con ese dedo en su mano tuvo que haber medido mas de 4.9 metros! un descubrimiento muy peculiar indudablemente. 

Hasta hoy, el dedo lo conserva una familia (cuyos ancestros fueron ladrones de tumbas) en Egipto. Spoerri ganó acceso al objeto al pagar 300 Spörri al jefe de la familia, cuando este le comentó el precio que debía pagar para ver una reliquia familiar inigualable. Se publicó esta noticia en un diario de UK.









Quizá también te interese: Las sirenas, ¿del mito a la realidad?

COMPÁRTELO


 
Top