SAN JUAN.- Los vecinos de la localidad sanjuanina de Chimbas (argentina) aseguran haber visto un duende de orejas puntiagudas, de unos 30 centímetros de alto, que gruñe y “pega alaridos”, mientras que un habitante del pueblo afirma que logró encerrarlo en una jaula en su casa, pero que luego lo dejó ir.

La noticia causó tal revuelo en el pueblo que hasta la Policía local fue hasta la vivienda, pero llegó tarde porque ya lo habían liberado. Los lugareños, en tanto, aseguran que la criatura estuvo más de una semana atrapada en la casa de un vecino, y dicen que muchos de ellos “tuvieron que pagar” para poder verla.

Los numerosos testimonios de los vecinos señalan que el duende “caminaba de costado y que impresionaba tanto que daba miedo”. También sostuvieron que de noche gritaba tan fuerte que podían oírlo en todo el barrio.


Quizá también te interese: La leyenda del Fantasma de la Planchada

COMPÁRTELO


 
Top