Esta es uno de los misterios más impactantes de los últimos tiempos.

El 26 de Junio de 1986 ocurrió el recordado Accidente de Somosierra que dejó como saldo dos personas muertas y una desaparecida, cuando una enorme cisterna que cargaba ácido sulfúrico 20.000 litros comenzó el descenso a una velocidad sorprendente pero con un final poco feliz aunque previsible, un accidente con otros tres coches.
Según el análisis preliminar, la cabina fue aplastada por la cisterna, derramando el ácido sobre Andrés Martínez y Carmen Gómez, esposos que viajaban en el camión. Impedidos de hacer algo por ello, las autoridades priorizaron controlar el ácido para que no se esparciera pero una noticia sacudió el ambiente.

Los padres del conductor del camión, Andrés Martínez, denunciaron que faltaba el hijo de éste su nieto Juan Pedro, algo que desacomodó toda la investigación y comenzó la búsqueda entre los restos del accidente para intentar localizarlo aunque nada tuvo éxito.
Se llegó a creer que el ácido provocó la desaparición del cuerpo, pero quedó descartada por los expertos en químicos que comunicaron la imposibilidad de esa acción ya que al menos restos hubiesen quedado.
A través del tacógrafo del camión, pudieron conocer cada una de las paradas que realizó el vehículo, permitiendo rastrear todos los sitios aunque sin éxito de encontrarle. Si pudieron comprobar que el niño, efectivamente viajaba con ellos pues un camionero vio al niño describiéndole de la misma forma que sus abuelos, pero ningún rastro más pudo conocerse.

Andrés Martínez y Carmen Gómez con el niño desaparecido Juan Pedro.
Mucha gente aseguró que cerca a Badajoz fue visto el niño mencionado y luego en varios puntos más, pero jamás ha aparecido.
Muchos sostienen que el niño ha pasado a una dimensión paralela donde está atrapado y por eso se le puede ver en algunas ocasiones, pero a ciencia cierta, el niño de Somosierra jamás apareció y pasará a ser una leyenda de esta zona.

Quizá también te interese: Polybius, el videojuego maldito

COMPÁRTELO


 
Top