Es la leyenda de terror de una mujer llamada Ana, que se enamoró perdidamente de un joven. Cuando este perdió el interés en ella, Ana se suicidó por amor, por ese amor verdadero que creía haber vivido, juró que se lo llevaria con ella para toda la eternidad y cada vez que este hombre salía por las noches a caminar, veía la silueta fantasma de una mujer hermosa que se escondia de el.

Pasó una semana: fecha en la que su difunta amante suicida cumplía un año. Al pasar por el panteón de nuevo vio a la misma silueta de aquella bella mujer dentro del panteón pidiendo a gritos ayuda, y él apresuró el paso en busca de la dama.
Ana, al verlo dijo: – Gracias al cielo alguien me ha escuchado. El caballero le preguntó por qué estaba en el panteón y respondió: – Venia a ver a mi hermana, que hoy cumple un año de muerta. Un mal hombre la enamoró y ella se mató por él. ¿Que crees que se merece? Por quedar bien con la hermosa dama contestó. – Merece ser enterrado vivo con la mujer a la que hizo sufrir, para que ella lo pueda amar. Y ella respondió. – Pues esto ha de pasar. Le agarró de la cintura y él, sumamente impresionado, le quitó el velo para verla, sintió escalofrios al ver que la amante estaba alli, carcomida por los gusanos que se salían de su boca y ojos, el cuerpo era el de un zombie. Lo hundió sumergiéndole en la tierra, sufriendo el joven una muerte terrorífica y ella cumpliendo asi su deseo.

Hasta el dia de hoy, la gente que vive en los alrededores de esa zona escucha los gritos de terror de un joven, y una cancion escalofriante de los labios de un demonio de mujer.


También te puede interesar: Fantasmas en el la Escuela D-48 de Calama
COMPÁRTELO


 
Top