Damos hoy paseo por el trabajo del fotógrafo australiano Peter Kurten. Un joven artista que con recursos muy limitados es capaz de conseguir resultados realmente impactantes.


Imaginación, ganas y talento. Tres ingredientes básicos que Kurten sabe administrar en sus proyectos fotográficos para introducirnos en su peculiar mundo macabro y surrealista. Poco hay que contar, ya que como se suele decir, una imagen vale más que mil palabras. Tan solo apuntar que la mayoría de estilismos y maquillajes están realizados por el propio Kurten, que también utiliza la luz natural en la mayoría de sus trabajos.









Esto te puede interesar:
El niño llorón, Cuadro encantado













También te puede interesar: La Pintura Fantástica de Beksinski









COMPÁRTELO


 
Top