Esta imagen ha sido descartada por todo el internet como fraudulenta y sin fundamentos, cuando pocos saben su verdadera historia. Las mismas fueron tomadas en diciembre 12 de 1964 por Robert le Serrec y su esposa.

Ella fue quien vió primero a la criatura en el piso de la laguna, y le tomó varias fotos para poder identificarla luego. Lo que sí se dijo es que la critura podía llegar a medir mas de 30 metros de cabeza a cola. 

Ya que el extraño curepo no se movía, los esposos concluyeron que la critura estaba muerta, asiq ue se acercaron para grabarla. Pero cuando la criatura se movió y abrió la boca, ellos volvieron a su bote y al tiempo, la criatura desapareció nadando.

Quizá también le interese: La maldición de la serpiente de Lambton

COMPÁRTELO


 
Top