En 1898, en plena expansión del Imperio Británico en África; ingenieros británicos comandados por el teniente coronel John Henry Patterson iniciaron la construcción de un puente para permitir el paso del ferrocarril sobre el río Tsavo, en Kenia. 
El proyecto que duraría nueve meses rápidamente se transformó en una pesadilla para los empleados y los ingenieros cuando dos leones machos sin melena comenzaron a acechar el campamento; devorando a muchos trabajadores durante la noche. A pesar de que se construyeron vallas y se encendieron hogueras para asustar a los animales; los leones de alguna forma lograban atravesar y cobrar nuevas víctimas cada noche. Eventualmente, Patterson se encontró con la realidad de que cientos de sus trabajadores habían huido tras los primeros casos; por lo que se detuvo la construcción del puente y se inició la labor de cazar a los grandes felinos. 

Luego de varios intentos infructuosos, Patterson mató al primer león el 9 de diciembre de ese mismo año; y veinte días después, el segundo fue abatido a tiros. El primer león medía casi tres metros desde la nariz hasta la punta de la cola; y pesaba tanto que ocho hombres tuvieron qué llevar el cadáver de vuelta al campamento.  

El equipo de construcción regresó y completó el puente en febrero de 1899; con la friolera cantidad de 135 víctimas, según los reportes de Patterson. La historia inspiró las películas Bwana Devil, The Ghost and the Dakness y Prey; mientras que los leones aparecen como enemigos en el videojuego Railroad Tycoon, en una misión inspirada en la construcción del puente en el río Tsavo. En World of Warcraft, existe un enemigo llamado Tsavo'ka (que se traduce como "El fantasma en la oscuridad"

Lee también:  Asesinos en Serie, David Berkowitz, “el Hijo de Sam”

COMPÁRTELO


 
Top