1980: el año en que Brasil se detuvo para esperar a jupiterianos

En 1980, un hombre llamado Edílcio Barbosa, también conocido como "el mensajero de Júpiter" - anunció que un platillo volador aterrizaría en las afueras de Casimiro de Abreu, en Río de Janeiro. La reunión con los jupiterianos tenía hora y lugar. Sería a exactamente a las 05h y 40 minutos del 08 de marzo en una granja llamada Nuestra Señora.

Además de visitar la Tierra, los extranjeros también traerían de vuelta a cuatro seres humanos que habían sido secuestrados años atrás. Sorprendentemente, muchas personas creían que la visita iba a suceder, además de atraer a miles de personas de la ciudad, también trajo visitantes de otros países. de hecho, lo dicho por el mensajero de Júpiter, fue de importancia en el mundo cósmico!.

Repercusiones internacionales

Además de la presencia de los miembros de la prensa de varios países, ufólogos, científicos, fanáticos, curiosos, e investigadores de la NASA. Se movilizaron todas las organismos públicas de Casimiro de Abreu para dar la bienvenida a los extraterrestres. Hasta que un equipo de Defensa Civil del Estado fue enviada para garantizar el orden, el hospital local estaba a la espera en caso de posibles emergencias y hasta un teléfono público se instaló cerca de la pista de aterrizaje. En este espacio confinado, se prohibió la presencia de los seres humanos, ya que, de lo contrario, el platillo decidiría no decender.
Comité de Bienvenida

El municipio de Casimiro de Abreu organizó un comité de bienvenida a los jupiterianos con un paseo incluido en un coche abierto a través del centro de la ciudad, el desayuno e incluso un baile. Los jupiterianos también recibirían la llave de la ciudad, el alcalde incluso llegó a comprar una enciclopedia para regalar a los visitantes.


Pero a pesar de la larga espera y las crecientes expectativas de la opinión pública, en el lugar y el día marcado, cuando el reloj marco las 5:40 de la mañana, la nave no se presentó y la frustración se extendió entre todos presente. El alboroto fue tal que el "Mensajero de Júpiter" tuvo que ser escoltado lejos de la multitud y el porque no es un misterio, la gente lo quería linchar.

A pesar de esta "falla" sideral, el emisario de los extranjeros tenía una explicación para la ausencia, alegando que el OVNI no descendió, porque había demasiada gente en el área de aterrizaje. Edílcio Barbosa murió unos meses más tarde, después de anunciara que presentaría prueba de los jupiterianos, Edílcio hizo una visita a la una ciudad vecina llamada Río Bonito. Y al parecer y según algunas personas luces muy extrañas fueron avistadas en la zona ese día!!

MAS EL PROYECTO ISIS: LA MOMIA DE UN ANTIGUO ASTRONAUTA ENCONTRADO POR LA KGB
COMPÁRTELO


 
Top