En lo más alto de la ciudad peruana de Ayacucho, se cuenta una leyenda que aterroriza a muchos de los pobladores de aquel lugar. Se dice que aquellas personas, aquellos seres humanos que hayan caído en uno de los pecados íntimos del cristianismo, el incesto, serían condenados con la ira de Dios a convertirse dolorosamente por el resto de sus vidas, en una horripilante y demoniaca criatura conocida como el Jarjacha, quien vagaría en la oscuridad de los campos en busca de víctimas para comerles el cerebro, ya que allí es donde reside el alma que podría salvar la suya, o salvarlo de su muerte, a manos de los pobladores. Se dice que este ser perverso ser, tiene una apariencia mitad llama y alpaca, con dos o hasta tres cabezas. Se dice que incluso podría ser mitad hombre y mitad llama. 

Este horripilante monstruo, aterraba a los pobladores de la sierra con un grito tenebroso en forma de “Jar jar jar”, que es de ahí de donde proviene el nombre. Si estas caminando de noche por algún paraje de la serranía peruana y oyes el grito, acompañado de los aullidos de los perros, corre. Es probable que un Jarjacha este cerca. Y si para tu mala suerte, lo vez, debes tener mucho cuidado pues puede hipnotizar a sus víctimas con solo verlos fijamente a los ojos. Luego de ello, procede a asesinarlas a escupitajos. 

Alejarlo no es difícil. Simplemente debes decir en voz alta diversos insultos. También puedes llevar un espejo, ya que no soportaría la vergüenza de verse a sí mismo tras ser un pecador incestuoso. Puedes convocar incluso a un grupo de personas preparadas con cuerdas hechas específicamente de lana de llama, crucifijos y cualquier arma de metal que pueda dañarlo. Se dice que los picos y las hachas son los más efectivos. 


Quizá también te interese: El Experimento Ruso Del Sueño

Pese al miedo que se le tiene, algunos creen que atrapar a un Jarjacha, sería beneficioso. Según la leyenda, este solo se transformaría de noche y regresaría a ser humano en la mañana del día siguiente, sin recordar absolutamente nada. Sin recordar que tal vez la noche anterior, asesino a 1, 2 o Dios sabe cuántas personas. Es por eso que algunos creen que pueden capturarlos para así pedir una fuerte suma de dinero y no hacer público el secreto sobre quien o quienes de todos los ciudadanos ha mantenido relaciones sexuales con un miembro de su familia. 
Lo que más sorprende, no es lo ridícula que pueda sonar la leyenda, sino que existe una gran cantidad de pobladores de la sierra que aseguran haber visto a la diabólica criatura. Es por ello que el mito del Jarjacha es uno de los más conocidos en la zona. 

El Jarjacha, no es una copia barata de otras leyendas. Por el contrario, entraría en la misma categoría que los vampiros y los hombres lobo. El mito se originó en las épocas coloniales. En aquel entonces, se sancionaban a aquellos curas que mantenían algún tipo de romance con las muchachas del pueblo. Poco a poco, la narración se extendió entre los fieles, sancionando así las relaciones sexuales entre padres e hijos, hermanos y hermanas, y toda clase de parentesco alguno, algo que era muy común en sociedades aisladas como algunas poblaciones de la sierra. 

Le leyenda es motivo de estudio, ensayos sociológicos e incluso, producciones para la pantalla grande. En agosto del 2014 se estrenó la película “El Demonio de los Andes”, dirigida por Palito Ortega, basada en la mitología de la sierra. 


COMPÁRTELO


 
Top