Esto me sucedió una noche en la que salía del trabajo a eso de las 11 de la noche, iba de camino hacia mi casa, cuando veo a una joven de unos 20 años en el medio de la calle, casi la atropello, pisé a fondo el freno, parecía estar desorientada o perdida, tenía una camisa blanca y un mahon azul, su pelo era negro y su rostro era pálido. 

Enseguida me bajo de mi auto y le pregunto si estaba bien, pero no me contesto, solo seguia ahi parada con la mirada perdida, me le acerque un poco mas y le volvi a preguntar si estaba bien, me miro y me dijo que habia salido de una fiesta con sus amigas y la habian abandonado en medio de la carretera como una broma de mal gusto, algo que me estuvo extraño es que hablaba con total calma, a pesar de lo que le habia sucedido, al escuchar su historia le pregunto si queria que la llevara a su casa, ella sonrio y acepto que la llevara a su casa.

Se monto en mi auto en el asinto trasero y dijo que vivia mas adelante por un camino que habia a un lado de la carretera, recordaba haber visto el camino ya que pasaba por el lado de ese camino todos los dias al salir del trabajo, de vez en cuando miraba por el espejo y ahi estaba ella con la mirada perdida, no hablaba, solo estaba ahi quieta parecia pensativa o algo por el estilo. Al ver el camino me desvio para llevarla a su casa, el camino era de tierra y no parecia que hubiera pasado un auto por ahi en mucho tiempo pues no habian marcas de gomas de autos en la tierra. Llevaba unos 20 minutos y seguia por ese extraño camino, ella no hablaba siempre que la miraba estaba ahi sentada con la mirada perdida, pense que a lo mejor habia tomado mucho o simplemente era timida pues le trataba de buscarle conversacion y le preguntaba cosas como su nombre y no cotestaba.

Quizá también te interese: Los Niños del Ferrocarril


Cuando llego al final del camino habia una casa en el fondo, la casa era grande y de madera, parecia abandonada hace años, ella al ver la casa sonrie y dice alegremente ahi esta mi casa, cuando me volteo para preguntarle si esta segura ya que la casa parecia abandonada, ella no estaba sentada en el asiento trasero, simplemente desaparecio del asiento trasero. Pense que se habia bajado del auto, asi que mire alrededor pero no estaba en los alrededores, habra entrado ya a la casa, pense. Luego de eso volvi a mi casa para dormir, inquieto por saber que habia sucedido con ella, decidi al proximo dia en la mañana antes de ir al trabajo ir a su casa para ver si estaba bien. Esa noche no pude dormir bien solo pensaba en como se habia bajado sin darme cuenta, nunca escuche el sonido de la puerta del carro al abrirse ni al cerrarse, pense que estaba muy cansado por eso no me di cuenta.

A la mañana siguiente antes de ir a mi trabajo pase por su casa, esta vez el camino se me hizo mas corto que la noche anterior, cuando llego a su casa quede sorprendido, como ella podia vivir en esa vieja casa que estaba casi por caerse, me acerco a la puerta y llamo, -buenos dias, dije. Pero nadie contesto, al cabo de 5 minutos llega un anciano en una vieja guagua y me pregunta que hacia ahi llamando que no veia que la casa estaba abandonada, enseguida le cuento lo que habia sucedido sobre la muchacha, que la habia encotrado en el medio de la carretera y que vine para ver si estaba bien, el anciano al escuchar la historia se le llenan los ojos de lagrimas y me dijo que esa era su casa, que hace mucho tiempo el vivia ahi con su esposa y su hija, y que un dia su hija salio para una fiesta y nunca volvio, la habia arrollado un auto en la carretera exactamente en el mismo punto donde yo la habia encontrado, su madre murio poco despues tras el sufrimiento de perder a su hija, y el anciano se mudo poco despues, me dijo que aveses iba a ver su vieja casa y por eso me habia encontrado alli. El anciano me dio las gracias por hacer que su hija regresara a casa y que ahora ella podria descansar en paz.

MÁS:

El asesino del Asiento de Atrás - Relato de Terror

No Abras la Puerta - Relato de Terror

COMPÁRTELO


 
Top