Helena Pretovna Blavatsky: una vida agitada

Antes de comenzar a hablar de un libro más que misterioso, en apariencia de origen extraterrestre y que al igual que el Libro de Toth, llevó tragedias a sus portadores, es necesario hablar de la persona más notoria que lo tuvo en su poder, al fin y al cabo, la protagonista principal: Helena Petrovna Blavatsky. Quizás la introducción se centre más en ella misma que en el libro en sí, pero es completamente necesario; de otra manera, sin conocer a la personalidad tampoco podrá entenderse el porqué de la posesión del libro y las persecuciones que sufrió. 

Nació en Rusia, el 30 de julio de 1831, bajo el signo de múltiples calamidades. El día de su bautizo se prendió fuego a la casulla del pope, quien sufrió graves quemaduras, y varios de los asistentes resultaron conmocionados a causa del pánico. A partir de los cinco años, Elena Blavatsky puso los pelos de punta a los que la rodeaban: hipnotizó a sus compañeros de juego y uno de ellos se arrojó al río para después ahogarse. 


H. P. Blavatsky


Ya en la adultez, y entre varios viajes que realizó por el mundo, fue a vivir a El Cairo con un mago de origen copto, el cual es un gran erudito musulmán. Este fue quien le reveló la existencia de un libro condenado muy peligroso, pero que le enseñó a consultar por clarividencia. El original se encontraba, según el mago, en un monasterio del Tíbet. ¿Su nombre? Las Estancias de Dzyan. En realidad no se trataba de un "libro" en sí, sino de una serie de tablillas labradas con símbolos. 

Es difícil rastrear información sobre quién fue el primero en aludir a un libro llegado a la India y que, según algunas versiones, procedía del planeta Venus. Supuestamente fue el astrónomo francés Bailly, a finales del siglo XVIII, pero es posible que existan referencias anteriores. El abogado francés Louis Jacolliot parece haber sido quien bautizó el libro con el nombre de Estancias de Dzyan, en el siglo XIX. Desde mediados de este siglo, se registra una serie de accidentes acaecidos a personas que decían poseer el libro. 

Según el mago copto, este libro revela secretos de otros planetas y referentes a una historia de cientos de millones de años de antigüedad. Se ha querido buscar la fuente de estas Estancias. Madame Blavatsky, cuya imaginación fue siempre muy viva, se apasionaba fácilmente por los relatos fantásticos derivados de una tradición muy antigua. Más tarde, dijo poseer, en forma de libro, las Estancias de Dzyan. En uno de sus tantos viajes por el mundo, volvió a Londres, para encontrarse con un personaje desconocido, del que aún hoy se sabe poco y nada: Kout Houmi Lal Sing. Incluso se duda de su existencia y de si, inclusive, no fue producto de la imaginación de Blavatsky... 

Louis Jacolliot, quien dio nombre al libro

Sea lo que fuere, K. H. escribió a Madame Blavatsky. Algunas de sus cartas han sido publicadas. Entre otras cosas, habla en ellas del peligro de armas fundadas en la energía atómica, y, en consecuencia, de la necesidad de guardar ciertos secretos. Esto, ¡hace cien años! Estas cartas contienían otras muchas cosas. A medida que las recibía, Madame Blavatsky, mujer inculta cuya biblioteca se componía únicamente de novelas baratas compradas en las estaciones de ferrocarril, se conviertió rápidamente en la persona mejor informada del siglo XIX en todo lo que atañe a las ciencias. 

Quizá también te interese: “TailsDoll”, Demonio del Sega.

Escribió algunas obras que luego conformarían la base de la corriente New Age, los cuales son buscados por sus seguidores aún en la actualidad, como son Isis sin velo o La Doctrina Secreta. Esta pretendió siempre que su información provenía de las Estancias de Dzyan, que al principio había consultado a distancia y de las que, después, recibió un ejemplar en la India. Tampoco se sabe a ciencia cierta dónde aprendió el sánscrito, lo cual acrecenta el misterio. 


Las amenazas, las persecuciones y las huidas



En 1855 estaba de vuelta en Calcuta, luego, trató de penetrar en el Tíbet, pero fue enérgicamente rechazada. Entonces empezó a recibir "advertencias": si no devolvía las Estancias de Dzyan, le ocurriría una desgracia. Entre otras sufridas, puede destacarse la que ocurrió en 1870: regresó de Oriente a bordo de un barco que cruzaba el canal de Suez, recién abierto. El buque hizo explosión. Se dijo que transportaba pólvora para la artillería, pero esto no ha sido demostrado. La mayoría de los viajeros quedaron reducidos a polvo, de modo que no se encuentra rastro de sus cadáveres. La descripción de la explosión recuerda, más que nada, la de una bomba atómica táctica. Madame Blavatsky se salvó, pero tampoco se conocen los motivos. 

En EE.UU. conoció al coronel Henry Steel Olcott, con quien fundó una sociedad a la que quiso poner el nombre de "Sociedad egiptológica"; pero, después de recibir varias advertencias, lo cambió por el de "Sociedad teosófica". En los años siguientes sufrió varias persecuciones, algunas por motivos políticos... o al menos, era lo que se creía. En ese momento tenía en su poder las Estancias de Dzyan, que ni siquiera estaban en sánscrito, sino escritas en una lengua llamada senzar, de la que nadie ha oído hablar; según Blavatsky, una lengua intergaláctica. Más tarde, Madame Blavatsky tradujo incluso el texto al inglés, que fue publicado en 1915 por la "Hermetic Publishing Company" de San Diego, Estados Unidos. 


H. P. Blavatsky junto al coronel H. S. Olcott, con quien fundó la "Sociedad Teosófica"


La réplica de sus perseguidores, de identidad hasta ese momento desconocida fue terrible; y admirablemente organizada. Hirieron a Madame Blavatsky en su punto más sensible: sus pretensiones de ocultista. La "Sociedad de Estudios Psíquicos" inglesa publicó un informe absolutamente devastador, redactado por el doctor Hodgson: Madame Blavatsky no es más que una vulgar prestidigitadora; toda su historia es un fraude. Ella no se repondría jamás del golpe producido por este informe. Vivió hasta 1891, psíquicamente destrozada, en un lamentable estado de depresión mental. 

Después de su muerte se supo que una verdadera conspiración había sido organizada, simultáneamente; por el Gobierno inglés, los servicios de Policía del virrey de la India, los misioneros protestantes en la India y otros personajes que no pueden ser identificados y que eran, probablemente, los más importantes del complot. En el campo de la guerra psicológica, la operación montada contra Madame Blavatsky fue una verdadera obra maestra. 

Sin embargo, tenemos la impresión de que fue una organización aún más poderosa que el "Intelligence Service", y no política, la que trató de impedir que Madame Blavatsky hablase. 
Puede objetarse que tal organización no impidió la publicación del texto en 1915; pero ¿quién puede demostrar que lo publicado guarde alguna relación con el texto original? 

También te puede interesar: La casa encantada Matusita


El misterioso contenido

Según la vidente citada, aún los más eruditos no entenderían el significado real; su contenido es críptico y confuso si no se tiene un bagaje cultural importante, más tratándose de la historia india. Blavatsky poseía una inmensa cultura, que iba desde la lingüística (es la primera en estudiar la semántica del sánscrito arcaico) hasta la física nuclear, pasando por todos los conocimientos de su época y de la actual. 

En el manuscrito se menciona que hace 18.000.000 de años surgió una raza inteligente en la Tierra. Esta especie, sin huesos ni sistema nervioso, "vegetó" durante milenios como un gran bosque de origen cósmico. Durante los 3.000.000 de años siguientes emergió una segunda raza compuesta de gigantes que se reproducían mediante una suerte de autofecundación. Hace unos 700.000 años, afirma el manuscrito, ambas razas abandonaron la autogénesis, creando una tercera raza de criaturas abominables. El abandono de las viejas formas de reproducción, más las guerras incesantes con estos "ángeles caídos", produjeron primero el decaimiento y luego la exterminación de los viejos dioses dormidos. 

Una supuesta imagen del libro


Uno de los últimos pasajes de Las estancias de Dzyan recogidos por el coronel Olcott menciona el hundimiento de la Atlántida, una enorme masa de tierra ubicada en un lugar impreciso del océano atlántico, cuyo colapso se habría producido en el año 9564 a.C.El diario de Olcott comienza en 1898, y se dilata a lo largo de incontables páginas. A continuación, un más que sugerente párrafo: 

... la raza de los seres venidos de las estrellas, "Iniciados", se denominaban a sí mismos CAINA o INCA, y llegaron a regir los pasos de la humanidad; luego volvieron a sus refugios subterráneos para seguir manejando hasta nuestros días los vacilantes pasos de un mundo en decadencia que es la Tierra.


Las palabras Dzan, Djan, Dzyan, Jana o Dhyana, no son otra cosa que la forma en que los cainas o incas denominaban a su "Religión-Sabiduría". En La Doctrina Secreta, obra fundamental de H. P. Blavatsky se encuentran los fragmentos más "inteligibles" del libro de Dzyan, aunque igualmente resulta muy complicado de abordar puesto que no guarda relación con otros manuscritos conocidos y posee un lenguaje ciertamente oscuro. 

Tanta fue su importancia que el escritor H. P. Lovecraft lo cita en dos cuentos suyos: El Diario de Alonzo Typer (En colaboración con William Lumley) y El Morador de las Tinieblas, ambos de 1935. 

De cualquier forma, verdadero o falso, sea cual fuera su origen, este libro dio que hablar en su aparición y le dio más de un dolor de cabeza a la entonces afamada vidente... tanto, que fue perseguida y hostigada hasta su muerte por depresión. Uno de tantos libros prohibidos cuyo contenido, en apariencia peligroso, fue custodiado celosamente por una organización que en apariencia logró impedir su divulgación... o al menos, lo que a ellos interesaba que se supiera. 

En algunas partes del libro de Dzyan se menciona que en la Tierra hubo seres vivientes hace 18 millones de años, que estos seres no tenían huesos, que eran como si fueran de “goma”, y que vegetaban sin entendimiento ni inteligencia.Estos seres, debieron de haberse creado a sí mismos por división y a través de una larga evolución. Hace cuatro millones de años, debieron de haberse transformado en una especie pacífica de seres que vivía la vida en un mundo de sueños felices. Ésta mención del libro de Dzyan, me recuerda un articulo en Internet, donde decía que los genes del hombre y los gusanos guardan una gran similitud.
Este libro llamado de Dzyan, se encuentra en la “Gran Biblioteca Universal del Mundo”  cuya ubicación está situada en una enorme sala bajo El Himalaya. Absolutamente ningún ser humano puede tener acceso a este “Libro de Misterios Secretos”. No obstante, Helena Blavatsky tuvo acceso a él milagrosamente pero esto le costó la vida.

 http://editorialsirio.com/contenido/datos/librospdf/documentos/9788486221133.pdf

MÁS:

The Grifter, El Estafador

La leyenda de la bruja de Bell
COMPÁRTELO


 
Top