Ricardo López (14 de enero de 1975 - 12 de septiembre de 1996), también conocido como el acosador de Björk, fue un controlador de pestes uruguayo-estadounidense de Hollywood, Florida, quien es conocido por su intento de asesinato a la cantante islandesa Björk en 1996. López grabó un vídeo diario sobre el hablando de sus planes durante un período de 8 meses, que terminó en su suicidio filmado en cámara. 



López envió un libro bomba, disfrazado como un libro de una agencia de turismo y lo llenó con ácido sulfúrico, a la residencia de Björk en Londres. La bomba fue interceptada por Scotland Yard antes de que pudiese lastimar a alguien. Para el momento de la muerte de López, él había dejado un diario de 800 páginas, 18 horas de grabación de él hablándole a la cámara y haciendo la bomba. 


Ricardo López nació en Uruguay en una familia de clase media, para luego mudarse al suroeste de los Estados Unidos. El tuvo una relación muy cercana a su madre, ya que lo tuvo a una crecida edad. Asimismo, a una edad temprana, le fue diagnosticado Síndrome de Klinefelter. 

Quizá también te interese: El Misterioso Hombre de Blanco, Leyenda Urbana



Muerte 

Para la edad de 18, López se había convertido en un recluido social, y comenzó a escribir un diario, en el cual describía sus fantasías de fama, su baja autoestima y su sentimiento de insuficiencia en su peso y las áreas sexuales, como también narraba sobre su trabajo. López estaba obsesionado con la pornografía y desarrolló el hábito de hacerse agujeros con agujas en sus piernas. Comenzó a obsesionarse con celebridades para distraerse, y en julio de 1993, comenzó su obsesión por la cantante islandesa Björk, viendo que ella estaba haciendo música no genérica, que luego comenzó a ver como una hija por su 'cara y voz de niña'. Ricardo no guardó su fascinación por Björk, el le contó a un amigo y a su hermano quienes le dijeron que se buscara una 'mujer real'. López envió un montón de cartas a Björk y siguió su carrera celosamente. Ricardo escribió sobre querer convertirse en un presentador de los MTV Music Awards. Se creyó que el sufría de un Trastorno esquizotípico de la personalidad. 


Suicidio

En los comienzos de 1996, López se volvió loco por la relación que Björk tenía con el músico Goldie. En sus grabaciones y escritos, el indentificó la relación entre los cantantes como su punto de quiebre, describiendo a Goldie con insultos racistas. 

El 14 de enero de 1996, el día de su cumpleaños número 21, López comenzó a hacer sus vídeos diarios. Las grabaciones de vídeo (de cerca de 18 horas) muestran a López desnudo acomplejándose de su cuerpo, la construcción de la bomba, diatribas sobre la relación entre Björk y Goldie y de López mostrando su miserable departamento, al que se refiere como una pocilga. 



Más allá de los vídeos, Ricardo escribió 803 páginas de un diario que dejó sin terminar en su apartamento. Un análisis empírico de los escritos reveló otras preocupaciones de Ricardo, en las 803 páginas, López hizo 14 directas e indirectas referencias al homicidio, 34 al suicidio. El se refirió 52 veces a otras celebridades y describió fuertes sentimientos de insuficiencia y bajo autoestima 168 veces. Pero por lejos a quien más se refirió fue a Björk. 


El 12 de septiembre de 1996, López envió el dispositivo a la residencia de Björk en Londres, y filmó el último vídeo de sus vídeos diarios, llamado "El último día - Ricardo López". En el vídeo López afeita su cabeza y se pinta de color rojo, verde y negro y se suicida pegándose un tiro en el paladar con una pistola frente a un cartel que decía "Lo mejor de mí" (que se asume que López quería que el cartel se ensuciase con su sangre y sus sesos al dispararse) mientras se escuchaba de fondo la canción 'I remember you' de Björk. La cinta de vídeo, que seguía en la cámara cuando la policía llegó, seguía filmando cuando López ya yacía en el piso inmóvil. Björk terminó su relación con Goldie una semana después de que Ricardo enviara el dispositivo y se suicidara. 

MÁS:


La Leyenda Urbana del Kharisiri, No Debes Dormirte!!!


La Maldición de Carmen Winstead, Leyenda Urbana
COMPÁRTELO


 
Top