Cuando dormimos nos adentramos en un espacio desconocido entre nuestra realidad terrenal y el mundo espiritual. Nuestro subconsciente se abre a las ideas que nuestras mentes racionales normalmente no ven ni permiten. En pocas palabras, al igual que nuestros cinco sentidos se “ralentizan” por la noche, nuestro sexto sentido se expande de forma espectacular.

Al acceder al mundo de los sueños también permitimos un acceso a otras dimensiones, donde entidades del más allá se ven atraídas por nuestra energía. Pero algunos expertos sugieren que la aparición de entidades fantasmales en nuestros sueños es un simple simbolismo de aquellos aspectos que tememos, miedos que se convierten en pesadillas. Por ejemplo, Freud creía que los fantasmas son en realidad las visiones de personas que tienen miedo de la muerte. En este sentido, el fantasma no sería real en absoluto, sino más bien una proyección de nuestra mente subconsciente. ¿Pero es así siempre? ¿Qué ocurre cuando los fantasmas en los sueños son mucho más que simples representaciones? ¿Cómo podemos diferenciarlos?
Fantasmas  en nuestros sueños

“Mi nombre es Ana, y mi experiencia es la siguiente:

Una mañana me desperté sobre las 05:00 de la mañana con la fuerte sensación de haber tenido un sueño terriblemente real. En el sueño había una persona de unos 20 años, con unos ojos ocursos, y unos rasgos faciales muy pronunciados que me estaba mirando por la ventana de una casa grande. Esa persona me daba realmente miedo, pero esta no es la primera vez que sueño con esta persona.

Como yo creo que los sueños no son una coincidencia, le pregunté a mi padre si en nuestra casa había vivido alguien más antes que nosotros, y sorprendentemente me habló de una familia donde un chico joven murió en trágicas circunstancias. Ese joven tenía unos 20 años cuando murió y tenía unos rasgos faciales muy pronunciados, al igual que la persona de mis sueños. Para mi estaba claro, el espíritu del joven quería decirme algo. Pero a día de hoy aún no sé porque se me parece en mis sueños. ¿Quiere decirme algo malo que me va a pasar? ¿O simplemente quiere llamar la atención?”

Al igual que Ana, muchas personas han afirmado ver fantasmas reales en sus sueños. En algunos casos, el espíritu dio pruebas de ser una entidad del mas allá, con la única intención de comunicarse con nosotros, pero hay señales a tener en cuenta. Si estamos siendo “visitados” por un espíritu, el sueño será tan vívido y real que cuando despiertes recordarás absolutamente todo lo que realmente pasó. Es más, recordarás el sueño durante días, meses, o incluso toda la vida ya que una experiencia así no es fácil de olvidar.

Si un ser querido ha fallecido recientemente, esa persona podría materializarse en sus sueños como un fantasma. Generalmente el espíritu que nos visitan en nuestros sueños lo hacen para tranquilizarnos, haciéndonos saber que ellos están bien y en paz, y que quieren que seas feliz. En otras ocasiones el espíritu transmitirá un mensaje o una advertencia, pero normalmente lo hacen de una manera reconfortante para hacernos saber qué están con nosotros para protegernos. Aunque también se han llegado a documentar casos donde la persona ha sido “perseguida” o incluso atacada en el sueño por una entidad fantasmal o demoníaca, con la único objetivo de hacer daño a su víctimas. Pero cabe decir, que estos casos no son muy corrientes ya que podríamos estar hablando del preludio a una posesión demoníaca.



En este caso, los sueños con fantasmas o entidades demoníacas son realmente inquietantes. Algunos expertos en lo paranormal han sugerido que la aparición de estas entidades malignas en nuestros sueños tiene cierta relación con la “sombras oscuras”, y normalmente les ocurre a las personas con una vibración espiritual muy alta ya que necesitan de esa energía para alimentarse.

Una experiencia sobrenatural que no debe ser ignorada

Dejando aparte las entidades malévolas, cuando un espíritu se introduce en nuestro sueño se convierte en un punto de referencia difícil de ignorar, tal vez brillando más que otros elementos del sueño, asegurándose que no se puede confundir o pasar por alto. Otro punto a tener cuenta para saber si se trata de un sueño normal o una experiencia sobrenatural es que cuando te despiertas te preguntas si era un sueño o algo más, entonces esa será la clave para saber que se trata de una aparición fantasmal en el sueño.

Por supuesto, que también podemos pedir que un ser querido fallecido nos visite en el sueño. Los expertos en la comunicación espiritual recomiendan que antes de dormir la persona medite o tenga un pensamiento profundo, pensando en el ser querido fallecido, diciéndole que lo desea ver. También hay que recordar que este tipo de comunicaciones pueden llegar a ser peligrosas, ya que también abrimos la puerta a otras entidades no deseadas.

Lee también:

Las 9 mejores fotos de fantasmas

10 Factores para Detectar una Casa Embrujada

COMPÁRTELO


 
Top