“Después de nacer Jesús en Belén de Judea, en tiempos del rey Herodes, he aquí, unos magos del oriente llegaron a Jerusalén, diciendo: ¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque vimos su estrella en el oriente y hemos venido a adorarle… “.Mateo 2:1-1 –

El anterior relato pertenece al Nuevo Testamento, y hace referencia a la misteriosa “estrella de Belén”, uno de los símbolos perdurables de Navidad. Pero su verdadera naturaleza también es objeto de controversia y debate. ¿La estrella de Belén fue todo un evento paranormal, un verdadero milagro que anunciaba el nacimiento del Mesías? ¿Fue un espectacular evento cósmico? ¿O pudo ser una gran nave de origen extraterrestre?


El relato bíblico

El Evangelio según San Mateo es el único libro del Nuevo Testamento que menciona la misteriosa estrella. Según Mateo, la “estrella” tuvo un comportamiento sobrenatural:

“Después de oír al rey, siguieron su camino, y sucedió que la estrella que habían visto levantarse iba delante de ellos hasta que se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño. Al ver la estrella, se llenaron de alegría.”Mateo 2:9-10 –

La estrella, o lo que fuera, parecía moverse como si tuviera vida propia. Y como todos nosotros sabemos, las estrellas, en su aparente relación con las demás estrellas, no parecen moverse. Únicamente parecen moverse sólo en su progresión, de este a oeste, mientras la Tierra gira. También parecen moverse a través del cielo, de este a oeste, durante semanas y meses cuando la Tierra gira alrededor del sol.
Según los relatos bíblicos, los Reyes Magos de Oriente (también conocidos como los Reyes Magos) vieron la estrella en el oriente y la siguieron, supuestamente mientras se movía hacia el oeste. Ahora bien, esto es más o menos normal si hubieran seguido su progresión en el cielo durante varios días o semanas… pero entonces el misterioso objeto celeste hizo algo inusual, se detuvo supuestamente sobre la misma ubicación donde había un niño. Así que según Mateo, el enigmático objeto se detuvo en su progresión en el cielo, por lo que los Reyes Magos de Oriente descubrieron donde estaba el niño.

Entonces, ¿qué era esa “estrella”? Aparte del detalle de detenerse, Mateo también destacó otros extraños atributos. El misterioso objeto era extraordinariamente brillante y colorido, llamando la atención de los Reyes Magos de Oriente. Pero recientes investigaciones indican que los Reyes Magos de Oriente eran grandes astrólogos persas. Así que esta supuesta estrella, que podría haber sido bastante normal en apariencia, tenía algún significado astrológico para ellos. Pero eso no explica cómo es posible que se detuviera en el cielo.

¿Una supernova, un cometa, civilizaciones extraterrestres, fuerzas demoníacas o conjunción planetaria?



Estrella Belén evento astronómico

Una de las primeras teorías en sugerirse fue la de una supernova. Una supernova es una estrella que, entrando en su nueva etapa de vida, explota y emite enormes cantidades de luz. En este caso, la estrella podría haber sido una supernova, aunque algunos expertos han descartado esta posibilidad ya que hubiese sido demasiado débil para verse a simple vista, en comparación con la estrella de Belén, que era realmente brillante.

Lee también: Trabajó en una base secreta en el planeta Marte

La posibilidad del cometa también fue sugerida por algunos astrólogos, por su movimiento en relación a las estrellas. Incluso, dependiendo de su trayectoria, podría haber causado la sensación a simple vista de que se hubiera detenido temporalmente en el cielo. Pero resulta que el cometa Halley pasó en el año 12 a.C. Aunque también cabe destacar que algunos antiguos registros astronómicos chinos muestran que dos objetos aparecieron inesperadamente en los cielos, uno de ellos fue un cometa que apareció en las proximidades de Alpha (Gieda Prima) y Beta (Dabih) en Capricornio en marzo del año 5 a.C. y otro cometa apareció en abril del 4 a.C. cerca de Altair, en la constelación Aquila, por lo que queda descartado por completo la posibilidad del cometa.

Y no podía faltar la teoría de seres de otras civilizaciones planetarias. Son muchas las personas que creen que el dios o los dioses son en realidad seres de otros mundos y que la estrella de Belén era una gran nave extraterrestre, que guió a los Reyes Magos de Oriente a Belén. Los más escépticos pueden pensar que se trata de una idea absurda, pero la realidad es que explica perfectamente cómo la estrella pudo aparecer de repente, como se movía, y como se detuvo con el aparente propósito de establecer claramente el lugar de nacimiento de Jesús.



También hay muchas personas creen que la estrella de Belén era algún tipo de conexión entre nuestro mundo y las fuerzas demoníacas. Como publicamos en el artículo titulado “Fuerzas demoníacas acompañan a los cometas y meteoritos”, la llegada de ciertos objetos espaciales son los causantes de apariciones fantasmales y fenómenos inexplicables. Y esto es lo que pudo ocurrir con la llegada de la estrella de Belén, se dice que llegaron miles, sino millones de entidades demoníacas a nuestro mundo.

Tampoco debemos obviar la teoría favorita de los científicos, la conjunción planetaria. El astrónomo Johannes Kepler (1571 – 1630) propuso en el siglo XVII que la estrella de Belén podría haber sido la conjunción de los planetas Júpiter y Saturno. Tal rara conjunción tuvo lugar en el año 7 a.C. en la constelación de Piscis, un signo zodiacal asociado a los Hebreos. Por su parte, John Mosley, supervisor del Observatorio Griffith en Los Ángeles, cree que la estrella de la Belén fue una extraña serie de conjunciones planetarias que tuvo lugar durante los años 2 y 3 a.C.

Después de leer todas estas teorías, ¿qué crees? ¿La estrella de Belén fue una nave de origen extraterrestre? ¿Una supernova, cometa o conjunción planetaria, como plantea la comunidad científica? ¿Fuerzas demoníacas acompañaron la estrella de Belén? ¿O fue un verdadero milagro?

Lee también:


AUDIO: La NASA graba 'Sonidos Enigmáticos' a 36 Km de la Tierra
COMPÁRTELO


 
Top