Las imágenes fueron captadas por un pasajero de un vuelo de American Airlines sobre el desierto de Nevada en EEUU el pasado 30 de octubre, quien las captó asegura no haber obtenido más fotografías sobre el extraño suceso, según él por falta de batería en su teléfono móvil.

COMPÁRTELO


 
Top