Este caso de encuentro cercano con Extraterrestres tuvo por escenario una pequeña localidad de Carolina del Norte, el 21 de julio de 1967. El autor de la fotografía fue un chico de catorce años, que en los canales ufologícos se le conoce con el Nombre de Ronnie Hill, aunque en realidad no se llamaba a si, fue quien mando la sensacional imagen a una revista especializada en el tema OVNI, el directo de la revista a su vez la remitió al investigador norteamericano John Keel, quien seguidamente se puso en contacto con el muchacho. 


Ronnie Hill contó que se hallaba el día que obtuvo la fotografía en el jardín de su casa cuando noto un fuerte olor que le hizo saltar las lagrimas. Miro entonces a su alrededor para descubrir a que podía deberse el olor, y vio Cómo un objeto esférico, de unos 3 metros de diámetro, descendía y se posaba muy cerca de el.
El chico entro rápidamente en su casa para tomar su pequeña maquina de fotos, una Kodak, con la que regreso al jardín con la intención de fotografiar el extraño objeto. Cuando se disponía a hacerlo, observó que desde la parte posterior del mismo salia un pequeño humanoide, de 1,25 metros de estatura, llevando en su mano un objeto negro, que introdujo en el suelo y que rápidamente retiro, para entrar en el OVNI y desaparecer a una tremenda velocidad.

Ronnie había obtenido de la escena una fotografía, en el momento en que el pequeño ser estaba frente a él, delante del OVNI.

La imagen reproduce la figura de un ser de cabeza grande, enfundado en un traje ajustado de aspecto metálico, y con casco. Tras el pequeño humanoide es perfectamente visible el OVNI esférico en el que llegó el ser.
COMPÁRTELO


 
Top