Las velas son frecuentemente utilizadas en los rituales mágicos. Y eso es porque la vela nos representa a nosotros mismos, en cuerpo a través de la cera, en mente a través de la mecha, y en espíritu a través de la llama encendida.

Las velas nos ayudan a hacer realidad nuestros deseos, a iluminar nuestros pensamientos y así guiarnos cuando existe oscuridad mental, a sentirnos acompañados cuando la esperanza parece abandonarnos.
Por otra parte, hay que tener en cuenta que cada vela tiene su color, y que cada color está relacionado con un ámbito de nuestra vida:
Así encontramos que:
-Las velas amarillas: son para el trabajo, los negocios, para la actividad en general. Ayuda con la capacidad de concentración y la imaginación.
-Las velas rojas: dan fuerza al amor, a la pasión, a la vitalidad y a la valentía.
-Las velas rosadas: cuidan de los romances que empiezan, dan tranquilidad y proporcionan armonía y estabilidad.
-Las velas azules: Estimulan nuestra inteligencia al llenarnos de paciencia y una relajada comprensión de lo que nos rodea. Nos ayuda a expresarnos mejor y a conseguir la paz del alma.
-Las velas negras: están relacionadas con los malos pensamientos de otros hacia ti. Te las recomiendan cuando se cree que alguien te está haciendo daño.
-Las velas verdes: son las velas de la suerte. Te ayudan cuando te sientes baja de moral y no ves estímulos a tu alrededor.

-Las velas violetas: para transformar nuestra energía, liberando presiones y tensiones. Ayudan a mejorar tu salud.
-Las velas naranjas: mezcla de rojo y amarillo, proporcionan fuerza y actividad al mismo tiempo.
-Las velas blancas: al ser la unión de todos los colores, te vale para todo. Enciende una vela blanca y sentirás su calor y su energía.
COMPÁRTELO


 
Top