Las serpientes tienen que desplazarse arrastrándose porque no tienen patas. Pero no siempre fue así. Recientemente, un grupo de paleontólogos dio con los restos fósiles de una serpiente con 4 patas. Vamos a conocerla. 

Un debate que excita a los especialistas.



Las serpientes tienen sobre el planeta unos 150 millones de años. Aunque la mayoría de nosotros no se sentiría particularmente emocionado discutiendo sobre si las serpientes se originaron en el mar o en la tierra, ese es quizá el tema de debate que más apasiona a los herpetólogos, los expertos en reptiles y anfibios. Hay dos teorías. Una dice que las serpientes eran lagartos que decidieron cambiar de ambiente y empezaron a cavar con sus patas para vivir con mayor privacidad, debajo de la tierra. 



Una vez que se sintieron a gusto allá abajo, paralizaron la perforación y se deshicieron de unas herramientas que ya no necesitaban. Luego volvieron a subir y las piernas ya no quisieron volver a aparecer. La otra teoría que exalta a algunos herpetólogos es la del posible origen de las serpientes en el mar, como descendientes de los reptiles marinos, por lo que serían parientes cercanos de los cocodrilos y de las tortugas. 

En todo caso, hasta ahora, las principales evidencias de que las serpientes tuvieron patas eran la pitón, único ofidio vivo en el que se puede observar un vestigio de extremidades y unos escasos fósiles que muestran lo que quedó de lo que pudieron ser unas patitas. 


Recientemente, reporta la revista Science, fue encontrado en el nordeste de Brasil, cerca de la ciudad de Nova Olinda, el fósil de serpiente más importante hallado hasta la fecha. A este sí que se le pueden ver bien sus 4 patas, aunque son pequeñas en relación con el resto del cuerpo. Le han puesto el nombre de Tetrapodophis amplectus y se calcula que tiene unos 120 millones de años. 



Los científicos estudiaron también los restos estomacales del fósil, por lo que han sabido que ya en ese tiempo las serpientes eran carnívoras. Esta dispone de una buena estructura vertebral, por lo que hay pocas dudas de que estaba perfectamente capacitada para estrangular a su presa, igual que sus descendientes actuales. 




No está totalmente claro para qué le servían unas patas tan pequeñas. Se supone que no eran útiles para desplazar a un organismo tan largo, por lo que se cree que solo servían para sujetar a la presa. Otra versión señala que pudieron ser necesarias para agarrar a su pareja durante el acto sexual. De cualquier modo, estas características apoyan la teoría de que las serpientes se desarrollaron desde la tierra y no desde el agua. 

En una cosa si están de acuerdo los especialistas. Las serpientes provienen de Gondwana, el macro continente que dio origen a Suramérica y a otros sub continentes actuales. ¡Como suramericanas, son paisanas de muchos de nosotros 



COMPÁRTELO


 
Top