Me llamo Sandra, en la actualidad te sigo todos los miércoles junto a mis hijas, después de oír tantos relatos me animo ahora a contarte una experiencia que me tocó vivir cuando era una joven de tan solo 16 años, yo vivía en la zona del “Rio Colorado” junto a mis padres y dos hermanas, nunca hasta esa fecha me había tocado vivir nada sobrenatural, pero eso cambiaria un día martes mi padre viaja para “San Miguel” (capital) ya que debía hacer unos tramites e iba a estar fuera de la casa por tres días. 

Luego de despedirme de mi viejo esa mañana, volví a mi rutina diaria de ir al colegio y ayudar en lo que se haga falta en la casa, caída la noche a eso de las 22 salí al patio a traer un poco de agua del pozo, (para dar con el aljibe debía cruzar todo el patio, el trayecto eran como unos 30 metros a mitad de camino había una suerte de quincho improvisado con un horno de barro) mis hermanas a esa hora ya estaban dormidas por el hecho de ser todavía unas niñas, las única despierta aparte de mi era mi mama quien estaba lavando los platos que habíamos usado para cenar. 


Me acerque al pozo y me apresure a sacar agua, estaba subiendo el balde aun cuando siento que “algo” hacia fuerza para sacarme la ojota, inmediatamente se me vino a la mente que capaz seria mi perro que estaba jugando, pero al darme vuelta veo una mujer de muy baja estatura, descalza con ropas oscuras y el cabello muy largo, yo di un grito debido al horror causado por esa impresión, mi mama al escucharme vino rápidamente hacia el pozo, esta mujer se elevó en el aire con las manos entendidas parándose sobre uno de los postes del quincho. 


Mi mama me agarro fuerte del brazo y me llevo corriendo hacia la casa, a medida que avanzábamos por el patio escuchábamos una risa burlona e insistente, mi vieja insultaba tratando de correrla, nos quedamos juntas en la cocina para no despertar a mis hermanitas que ya dormían, estando ahí las dos podíamos oír como alguien caminara sobre las chapas de la casa de pronto sentimos un golpe seco, (como si algo pesado hubiera caído al suelo de tierra) para nuestro espanto la mujer se incorporó delante de la ventana. 


Mi mamá en un ataque de nervios fue a buscar un rebenque y con el látigo en mano salió al patio se paró de frente insultándola, esta aparición de nuevo tomo altura e inmediatamente comenzó arremeter contra mi mama, yo estaba muy asustada sin poder creer lo que veían mis ojos, todo esta situación escapaba a toda lógica, reaccione al ver que mi madre podía salir herida por aquella bruja así que me colgué de su vestido tratando de meterla adentro, por todo el ruido que hicimos nuestro perro se despertó e inmediatamente comenzó atacar aquella mujer. 


La bruja al ver que el perro avanzaba contra ella se elevó en el aire y se fue a reposar sobre el pozo de agua, los gritos que daba eran aterradores, (yo no paraba de llorar me encontraba muy neurótica), el perro la persiguió y comenzó a tratar de morderla sin embargo de pronto sentimos un aullido lastimero y muy doloroso, mi perro se vino llorando a la casa al revisarlo le había sido arrancado su ojo izquierdo, aquella mujer se comenzó a desplazar por todo el patio mientras se reía, con mi mama nos fuimos a la pieza de mis hnas ya allí nos quedamos rezando hasta que no escuchamos más esa risa macabra. 
Cuando volvió mi papa y después de enterarse lo que nos pasó durante su ausencia, se fue hablar con un sacerdote para que bendiga nuestro rancho, mi abuelita al saber de esto nos dio unas estampitas de “San Miguel Arcángel”, crucifijos y una botella de agua bendita para colocar sobre la entrada de nuestra casa, transcurrieron los días sin ninguna novedad había vuelto la calma nuevamente a mi casa o eso pensaba sin embargo tendría que haber un encuentro ulterior con esta mujer de nuevo. 


Pasaron unos 5 meses, en una noche de verano que hacía mucha temperatura me dormí con la ventana abierta, por la madrugada me despierto al sentir un calor muy sofocante al abrir los ojos veo que la cortina es movida por una brisa de aire y al elevarse la tela veo que detrás del marco estaba una persona de pie mirándome, me quede callada tenia tanto miedo, recostada en mi cama comencé a oír el ruido tan particular de cuando una persona cava la tierra con una pala. 


Reuní fuerzas para levantarme e irme a la pieza de mis papas, pero al ponerme de pie un bulto negro se metió por la ventana, pegue un grito de horror al ver el rostro de una mujer en un cuerpo de una ave, (que impresión Dios mío la piel tenía un aspecto cadavérico y los ojos de un color amarillo) mi papa al oírme gritar vino a mi pieza y al ver esa “cosa” sobre mi cama quiso espantarla tratando de golpearla con un garrote, la mujer de un brinco se fue al patio mi viejo salió detrás de ella corriéndola en el nombre de Dios, tirando agua bendita a su paso, ella solo gritaba cuando mi papa le rociaba con agua, después de 10 minutos se elevó a la copa de un árbol y entre el follaje de las hojas desapareció. 

Al día siguiente conté bien lo que había pasado, mi papa me dijo - “vamos a ver el patio” - al poco tiempo de revisar encontramos que en una parte el suelo estaba removido, mi viejo escarbo con una pala encontrando un trapo que envolvía tierra negra y un pedazo de hueso, levanto con cuidado aquello y lo arrojo al fuego. 


A los días fue a la casa una señora que curaba (mi mama quería que nos ayudara), esta mujer nos dijo - “esa cosa que uds ven, es un trabajo de alguien que les quiere hacer daño” - , mi papa llego a preguntar - “quién era esa persona? ” - como respuesta esta curandera le dijo que primero tenía que hacer ciertas cosas que ella iba a indicarle y el así podría verla, pero mi viejo no quiso saber nada al respecto, luego de este último incidente nunca más nos topamos con esa bruja ni tampoco llegamos a saber quién era el autor detrás de esto…..
COMPÁRTELO


 
Top