Antes de empezar quiero mandar un saludo para los demás guardianes, soy de faimallia (interior de tucuman), esto que voy a relatar le pasó a mi papa cuando era joven, mi viejo era “comisionista” (comerciante viajero, mayormente tiene que salir a vender maquinaria y levantar pedidos en distintas provincias), una noche de agosto regresaba desde “Las Estancias” (Catamarca) a Tucuman en su Ford Falcón. 


Particularmente aquella noche estaba muy fría, para colmo comenzó a caer "el garrotiño” (agua nieve) esto ocasiono que redujera la velocidad del vehículo por el hecho de que la ruta se volvía muy resbaladiza, en un momento al doblar por una curva muy cerrada, (al terminar de pasar por allí), se da con una mujer que le hacía señas como para que se detuviera, (el sintió un escalofrió muy feo así que decidió seguir adelante) solo se quedó mirándola por el retrovisor, y esta le levanto la mano como saludándolo. 


Al ver de nuevo por el retrovisor, se comenzó a preocupar porque seguía viendo aquella mujer pero solo se veía el vestido no las piernas de esta, (a los minutos de esto) el auto se paró, por las características del defecto pensó que era por un problema de la batería, se bajó y abrió el capot del auto ayudándose por una pequeña linterna, (después de revisar estaba por subir al auto y darle arranque), cuando ve a la mujer sentada en el vehículo, se quedó congelado sin saber qué hacer. 

Mi papa solo pregunto - “señora qué hace aquí?” - la mujer solo miraba fijamente a la nada, un poco extrañado fue y abrió la puerta y le exigió que se retirara - “por favor retírese, no sé quién es” - apenas termino de hablar la mujer solo levanto la mano agarrando la puerta y allí espantado mi papa se alejó al ver que su mano era hueso. 

Se hizo hacia atrás (como a unos 50 metros del vehículo) mientras esa mujer comenzaba a reírse de forma macabra, asustado y con mucho frio espero en medio de la ruta con su linterna como una hora hasta que un camión apareció en sentido contrario, después de hacerle señas logro que se estacionara, mi viejo le conto lo que estaba viviendo a los hombres que se bajaron del camión y entre los tres decidieron ir al Falcón, como era de esperar no encontraron nada, mi viejo dio arranque y como si nunca hubiera tenido algún defecto el Ford arranco al primer intento. 



Después de hablar por un tiempo con los sujetos que lo socorrieron y de sacar posibles conjeturas sobre el incidente, se despiden, viajando de nuevo por la ruta de repente siente un halo de aire muy frió sobre la nuca (pensando que la ventanilla de atrás estaba abierta), se gira en esa dirección y allí se espantó de forma atroz (de no ser porque reacciono rápido casi estrella el auto por la impresion), la misma mujer estaba sentada atrás suyo y el aire frio que sentía era producido por ella, (con la boca abierta aspiraba y exhalaba el aire) 

Manejo aterrado durante un largo trecho hasta que de pronto desapareció dejando un olor nauseabundo, pero la tranquilidad no duraría mucho, ya que la volvería a ver a la par del auto desplazándose por medio de la ruta (digo desplazaba porque no se le veían las piernas) esto que cuento me lo transmitió mi viejo y a partir de allí, el dejo de viajar por las noches por causa de ese terror que se genero por dicha situación……



Enviado por Abocatus

COMPÁRTELO


 
Top