Cómo empezar? Creo que primero debo comentar detalles de la vida de mi abuela (ya que ella es la protagonista de esta historia) siempre fue una mujer humilde y sumisa, le toco cargar con una cruz muy pesada (el hombre al cual eligió como padre de sus hijos y esposo de toda la vida, era alcohólico y golpeador, por esta actitud tan iracunda era común que el terminara en la comisaria del pueblo todos los fin de semana) la familia estaba compuesta además de ellos dos, por mi mama (que era aún una niña) y un varoncito de 10 años. 


La vida en el departamento de “Anta” a comienzo de los años 70 era muy dura, mi abuelo era un simple “changuero” (trabajador ocasional) y lo poco que ganaba se lo gastaba en alcohol, mi abuela para poder mantener los gastos diarios de la casa trabajaba de mucama desde muy temprano y por las tarde salía a vender “tortillas a la parrilla” en una avenida céntrica del lugar 


La noche de un sábado, mi abuela les estaba dando de cenar a sus hijos, mi abuelo había llegado un momento antes “machao” (borracho) entro sin saludar y en el momento en que mi “nona” le pregunto si quería comer pero él no respondió a los minutos que este llegara, mi abuela ve pasar por el pasillo a una mujer en camisón en dirección a la habitación trasera, ella rápido pidió a los niños que no salieran de la cocina. 


Al salir al pasillo ve que la mujer estaba parada como esperando que ella saliera, la primera impresión fue de un susto horrendo, porque quien estaba parada allí era la madre de mi abuela quien llevaba de muerta como unos 20 años, mi “nona” casi tartamudeando se animó a preguntar - “ma… ma… mama?” - esta aparición camino lentamente hacia ella y con una voz dulce le respondió - “mija tanto tiempo, te extrañe un montón, vengo a ver a tu marido quien está muy enfermo, se encuentra muy mal, debes perdonarlo porque yo sé que vos todavía lo amas como todas personas tiene sus defectos, pobrecito no le guardes rencor” - . 


Este encuentro espectral se vio interrumpido por el llamado por parte de mi tío, que desde la cocina le pregunto a mi abuela que estaba haciendo, cuando mi nona se vuelve hacia donde estaban mi mama y mi tío, ve como esa mujer entraba en la habitación de mi abuelo (la relación estaba tan descompuesta que para evitar problemas mis abuelos dormían en piezas separadas). 


Luego de calmar a los niños, mi abuela sale nuevamente al pasillo y es ahí donde ve pasar a su mama llevando a su esposo del brazo, por más que grito y los llamo ninguno respondió palabra alguna, solamente su marido se volteo a mirarla con un semblante de tristeza extremo, ambos salieron de la casa y se perdieron en la oscuridad de la noche. 


Ella rápido casi corriendo entro a la habitación de mi abuelo encontrando el cadáver de mi abuelo bañado en un charco de sangre que brotaba de su boca, la autopsia revelo que la muerte de su esposo se debía a una cirrosis aguda que le había destrozado el hígado, el forense comento el órgano estaba tan dañado que cada que vez que este hombre vomitaba tiraba pedazos de su hígado, (algo que me comento mi vieja fue que algunas veces había visto a su papa tomar alcohol etílico acompañado de cascaras de naranja). 

Esta experiencia marco de por vida a mi abuela, quien a pesar de este encuentro terrorífico se pudo sobreponer sacando adelante a sus dos hijos, esta fue mi historia espero que les haya gustado por cierto me llamo Fabián Lendro soy de la capital…


COMPÁRTELO


 
Top