Las 4 hermanas



Maltratadas por su padre, las hermanas Gonzales Valenzuela sufrieron el terror de los primeros años del siglo XX en la ciudad de Guadalajara en México. El ambiente hostil del padre contra las cuatro hijas provenía de un apego malsano (que él llamaba amor) hacia ellas, alimentado por el tradicionalismo, el fuerte sentimiento religioso y el poder que entonces tenían los hombres sobre sus familias.

El alcoholismo de Isidro, adre de las muchachas, era la causa principal de que las hijas tuvieran que lidiar recurrentemente con un ambiente agresivo; sumado a eso, su madre Bernardina era una mujer profundamente religiosa que obligaba a sus hijas a seguir la costumbre católica y permitía que el marido se desahogara con las niñas a golpes, cada vez que llegaba borracho.

Fue cuestión de tiempo para que las hermanas comenzaran a fugarse de la casa para hacer su propia historia. Su principal intención, como es apenas lógico, era alejarse de la mirada paterna que tanto las perseguía: la primera hija, Carmen Gonzales, sería “raptada” por un charro mexicano que la obligaría a casarse, algo que la muchacha busco aprovechar aunque sabía que su padre (que tenía un trabajo de seguridad) no permitiría este desaire, buscaría al raptor y lo ajusticiaría. Tras esto se vio obligada a retornar a la casa, donde fue encerrada en una celda hecha artesanalmente donde viviría 4 años.

La independencia encontrada

Las hijas no soportaron sufrir más las calamidades domésticas y terminaron por irse, aunque en una edad más avanzada. Se establecieron en algunos barrios populares del centro de la ciudad jalisciense y comenzaron a vivir de los textiles: la hija que había sido encerrada encontró la manera de casarse con un ladrón llamado Jesús Vargas y con él pusieron una cantina.

Trajeron a este lugar prostitutas de todas partes: de Guanajuato, de Zacatecas y de Colima, aunque la mayoría eran de la misma ciudad. Aquellas eran reclutadas jóvenes y confundidas y se les obligaba a tener relaciones con los clientes del negocio. Aquí comenzó la fuerte violencia que caracterizaría a las Gonzales, que pasaba por castigos físicos y todo tipo de abusos a sus desgraciadas empleadas golpeándolas, torturándolas e incluso violándolas con objetos punzantes, ocasionando más de una vez la muerte de una jovencita.
Este primer negocio no funcionaría tan bien, pero Carmen se asociaría con Delfina, otra de las hermanas, para abrir una cantina mucho más grande en una zona comercial muy importante llamada San Juan de Lagos. Allí estableció dos locales uno de los cuales se llamaba “Guadalajara de noche”. Con ayuda de la alcaldía municipal (gracias a se las “mordidas” que eran pagadas para que su negocio prosperara) esta cantina comenzó a tener un maratónico ascenso.

Un grupo de víctimas de “Las Poquianchis”

Las muchachas que eran traídas, siempre con engaños, terminaron viviendo una época de terror parecida a las que narran los cuentos de Halloween. Eran mal alimentadas, obligadas a trabajar a bajísimos precios y vigiladas para que no hicieran nada que fuera considerado “ilegal” por las hermanitas Gonzales Valenzuela. No consideraban que la prostitución fuera mala ni pecaminosa, pero si era mal vistas ciertas posturas, ciertos fetiches e incluso el lesbianismo, juzgado como un acto demencial.

Con ojos en las paredes las Gonzales veían que todo se llevara a buen término, castigando al otro día con cuerdas, clavos calientes, perros domesticados y otros utensilios capaces de causarles graves vejámenes que bien podían llevar a la muerte… lo que pasaba con mucha normalidad. Las prostitutas vivían encerradas y no podían pedir ayuda por el mismo motivo de ser fuertemente vigiladas. Decenas de mujeres vivieron y murieron allí sin que ninguna ley las protegiera, solamente fue cuestión de que prohibieran la prostitución para que se destapara la olla podrida en la que estas muchachas eran apresadas.
Cuando se encontró la verdad

Luego de que las cuatro hermanas estuviesen implicadas en crear burdeles por todo el centro-occidente mexicano, especialmente después de crear un burdel en León, llamado “Las poquianchis”, la ley les cayó encima. Su reacción fue bastante violenta, resultando muerto en una escaramuza uno de los esposos de las Gonzales.

Cuando los policías entraron a observar encontraron un grupo de muchachas maltrechas y en estados agonizantes que dieron un testimonio muy fuerte contra las “poquianchis”. Se les reconoció el asesinato de casi una centena de mujeres (aunque algunos creen que el número real es más cercano a 150) y se descubrió que cuando quedaban en embarazo sus hijos eran abortados a la fuerza, muriendo muchas veces las madres de los bebés. Todos los restos de estas mujeres que asesinaron, eran llevados a una casa donde sus cadáveres eran descuartizados y enterrados.




A la cárcel fueron a parar estas mujeres y algunos de sus esposos, entre ellos el “capitán Águila Negra”, amante de Delfina, que moriría de un paro cuando se le anunció su libertad veinte años después de que fue apresado. Las hermanas también murieron en la cárcel, algunas por accidentes, y sólo la hija menor (María de Jesús) sobrevivió al martirio de la prisión. Ya en libertad se casó y vivió hasta 1990.

Entre las mejores adaptaciones al cine de este horripilante caso está la película mexicana “Las poquianchis” dirigida por Felipe Cazals. A la literatura, Jorge Ibargüengoitia, escribió “Las muertas”, relatando con veracidad muchos de los actos de violencia cometidos contra las víctimas.
COMPÁRTELO


 
Top