La parálisis del sueño es un suceso que ocurre durante la transición vigilia-sueño o sueño-vigilia (o sea, cuando estás por dormirte o acabas de despertarte), dicen que les sucede a todos al menos una vez en la vida, este fenómeno es algo normal, así que no deben preocuparse, no están locos. 


* Parálisis total. 

* Dificultad para respirar. 

Síntomas “opcionales” (pueden ocurrir todos juntos algunos o quizá ninguno si tienes suerte): 

* Sensación de que hay alguien más en la habitación. 

* Vibración que recorre el cuerpo o zumbido. 

* Sensación de tener un peso sobre el pecho o que alguien te sujeta. 

* Mareo/desorientación, sientes la cama pero las sensaciones llegan un poco ajenas (como cuando te apoyas sobre una mano, se duerme y tocas algo, se siente extraño) 

* Voces: pueden decir algo con sentido o sin él, lo más común es que no entiendas lo que dicen o que digan tu nombre. También pueden ser gritos o risas. 

* Sombras, siluetas, figuras o personas: Si tienes los ojos abiertos, puede que veas sombras o siluetas en la habitación. Algunos incluso ven personas, es común ver “estereotipos” como la muerte o alguien encapuchado. 

Por el momento he oído de tres explicaciones, siendo la tercera la cuál yo creo verdadera, si bien no descarto la segunda. 

* La primera -probablemente lo mas sensato que se les ocurra si nunca oyeron de este fenómeno – es que fue un intento de poseción demoniaca o por un fantasma. 

* La segunda es el inicio de un viaje astral, he leído los síntomas y algunos concuerdan. 

* La tercera tiene que ver con un proceso natural de nuestro cuerpo, aunque es un trastorno del sueño, al dormirnos, el cerebro paraliza el cuerpo para que no representemos en carne el sueño y no nos hagamos daño (Precisamente lo que le sucede a los sonámbulos, su cuerpo no se paraliza lo suficiente y caminan y hacen cosas dormidos). En ocasiones – puede que influenciado por el estrés o algunos lo adjudican a dormir con la cara hacia arriba – el cerebro paraliza el cuerpo antes de que nos durmamos- o mejor dicho, antes de que estemos inconscientes- o despertamos antes de que el efecto de la parálisis desaparezca. Eso produce que no podamos movernos ni controlar la respiración (está como en piloto automático y creemos que no podemos respirar) y en ocasiones, que sigamos soñando, lo cual produce las alucinaciones, el sueño se mezcla con los estímulos externos. 
* Lo primero que recomiendan es mantener la calma y esperar a que se pase, lo cual es algo difícil si te estás ahogando, sientes la sirena de los bomberos como si estuvieran en tu cuarto y a la vez una voz horrible burlándose de ti mientras vez siluetas monstruosas en la habitación (un caso exagerado pero puede suceder). 

* Una técnica que me ha funcionado es concentrarse en mover un dedo, uno sólo, con algo de esfuerzo se consigue, y en el momento en que logras moverte las alucinaciones desaparecen. Luego es recomendable no volver a intentar dormirse o al menos moverse bastante y luego acostarse en otra posición, porque si intentas dormirte poco tiempo después de salir de la parálisis, regresará. 

* Otra cosa que puedes intentar si no tienes miedo -puesto que este método no detiene la parálisis sino que la empeora – es intentar dejarte llevar por las sensaciones para ver si desemboca en un viaje astral o no. 

El reloj sonó alrededor de las 9:30am , apagué la alarma y pensé “¿para qué levantarse tan temprano? voy a dormir un poco más”, como siempre hago para dormirme, comencé a soñar despierta, recordando algún libro que haya leído, pero fui interrumpida cuando empezaba, por una voz que sonó junto a mí, obviamente no me la esperaba, ¿Quien se espera que le hablen estando solo y con la casa en silencio?, entendí lo que dijo y lo sigo recordando, si bien no tiene mucho sentido para mí y parece fuera de contexto, cuando cuento esta experiencia suelo obviar esta frase porque siento que le quita seriedad a la experiencia: Ni siquiera eres una niña, ya eres mayor…, la voz era extraña, yo diría que era de hombre, no hablaba fuerte pero no era un susurro, aunque era algo vibrante, como forzando la garganta, siempre la describí como “voz de bruja de Disney”. 

Tras decir eso, comenzó a reírse a carcajadas, la típica risa malévola, a su risa se unieron unos sonidos fuertes, era como hacer sonar la sirena de la ambulancia, policía y bomberos a la vez, también sentí que me sacudían, pensé en tres cosas, primero me pregunté cómo se llamaba esa enfermedad que provocaba convulsiones, si era catalepsia o epilepsia, después pensé en extraterrestres, me da risa el pensamiento, a pesar de estar asustada fue algo así: 

“Mierda, me están abduciendo y no puedo moverme ni abrir los ojos, ni siquiera podré ver a los extraterrestres antes de que me maten”, no sé cuanto tiempo pasó, se me hizo eterno, pero en un momento todos esos sonidos se apagaron, me quedé quieta hasta que tuve el valor suficiente para estirar el brazo y encender la luz, el reloj daba las 10 (aunque dudo que la parálisis haya durado todo ese tiempo), pero me dije “ahora sí me levanto” porque con el susto que tenía no iba a volver a dormirme, además de que temía que hubiese un demonio o fantasma cerca.
COMPÁRTELO


 
Top