Nurul Baker, revisaba las cámaras de seguridad de su casa cuando se llevó tremendo susto al ver a su empleada aparecer frente a la lente “poseída y en trance”.

En un momento dado, la mujer estira el cuello y se queda mirando a la cámara de seguridad de la propiedad con una mirada perdida y sus ojos llamativamente extraños. 

A continuación, se da vuelta y regresa caminando hacia el comedor. Luego, el vídeo se corta abruptamente y los dueños de la casa agradecen que en esos momentos no estaban y tampoco sus hijos.



COMPÁRTELO


 
Top