Hola, hace tiempo que te sigo, muchos años la verdad, siempre acompañado de mi familia, gracias por ponerle onda con tus historias todos los miércoles, en fin deseo compartir con vos y con todos los oyentes de la radio. Una experiencia muy terrorífica que me marco, muy a fondo hasta el día de hoy, antes de comenzar quisiera que me dejes permanecer en el anonimato. 





Soy de Tucuman, era el año 96, por aquel entonces tenia 17 años, yo estaba en el quinto año de la secundaria, vivía en una casa pequeña pero agradable, tenia tres cuartos, sala comedor y una terraza, un garage para el auto, y a la vez un patio donde mi mama tenia muchas plantas, una noche estando solo allí, ya que mis papás se habían ido, luego de darme un baño fui hasta la pieza de mis padres para sacar un toalla, (ya que mi mama guardaba las limpias en el ropero) y de paso echarme, un poco de agua oxigenada a una herida que me había hecho. 



En ese cuarto había un espejo muy grande, (lo estaba usando mucho últimamente para poder limpiarme bien la herida que tenia, que era justo por encima de mi hombro por lo cual se me dificultaba mucho poder ver bien), era un espejo de pared como dije muy grande, que estaba colocado justamente al frente de la ventana de la habitación de mis padres, por lo cual cuando tú mirabas podías ver el reflejo del patio de la casa. 



El caso fue, que esa noche mientras tome la toalla del ropero, mire el espejo y tuve una sensación extraña, un frio inmenso me invadió en ese momento, vi entonces una silueta que recorrió la pieza, fue como humo negro, una sombra amorfa, solo pude verla por unos segundos, baje la mirada y no tuve el valor para volver a mirar, sentía mucho miedo de mirar. 



Me sentía acechado, no podía hablar, ni reaccionar, en un momento pensé en gritar con la esperanza que algún vecino me escuchara y viniera por mi, pero no podía, por mas que intentaba solo balbuceaba, sentía recorrer un escalofrío estremecedor por todo mi ser, que lograba erizar todos mis vellos, en ese momento para mi el tiempo no transcurrí mas. 


Poco a poco, me fui recuperando, hasta poder calmarme, la sombra ya no estaba tampoco, imaginen mi situación de aquella vez, estando solo en la casa y tener un encuentro de este tipo, me termine de secar muy rápido, me acerque a la ventana con la intención de cerrar las persianas, pero no logre hacerlo, no me anime, porque en ese preciso momento, sentí un suspiro desde el lado de afuera (osea desde el patio). 



Me volví ya con la sola intención de salir lo mas rápido posible del cuarto de mis papás, mientras iba hacia la puerta, me iba acercando al espejo ya que este estaba colocado contra la pared que daba a la ventana, cuando estuve muy cerca, me vi reflejado me vi pálido y con ojeras muy marcadas, la piel muy seca sin vida, una imagen muy fea, la de ver mi rostro demacrado. 



Salí de allí, me fui derecho por el pasillo hasta mi cuarto, me termine de cambiar y salí de la casa, cuando mis papás volvieron me vieron sentado en el cordón cuneta, la primera en bajar fue mi mama que casi corriendo fue adonde yo estaba, me pregunto con estas palabras "hijo que te pasa?, porque estas tan pálido? que te paso?", yo solo respondí "tengo miedo, mucho miedo". 


Ya muy preocupada ella me decía "me estas asustando!!, Cuéntame!!, qué te paso hijo?" pasaron 10 minutos, hasta que volví hablar, les conté todo lo que me había pasado, no podían creer lo que yo les decía, me acuerdo que mi papás me dijo, "que todo eso había sido producto de mi imaginación, que me había sugestionado por el hecho de haberme quedado solo, que me quede tranquilo que ya no iba a ocurrir de nuevo". 



Esa noche, estaba muy nervioso por todo lo vivido horas antes, no quería quedarme a oscuras, por suerte, no paso mas nada, pero en los días siguientes, cuando dormía, tenia sueños muy extraños, soñaba que sufría un accidente en auto y que estaba en medio de un lugar con muchos cadáveres, alrededor mio, mis papás me contaban que me despertaba gritando por las noches. 


Tres meses después de aquel hecho paranormal que me toco vivir, volvía de la casa de mi tío, el me traía en su auto, en el camino tuvimos un accidente muy fuerte y producto de ese choque, mi tío murió, yo logre sobrevivir pero con heridas muy graves, estuve en terapia intensiva por un mes, todo lo que recuerdo de ese tiempo del hospital es muy borroso para mi hasta el día de hoy, por así decirlo se asimila a un sueño. 


Lo poco que me acuerdo es que estando ahí en mi cama del hospital, cuando podía abrir los ojos, veía a un hombre de blanco parado a mi lado, el solo me miraba no hacia otra cosa que eso, cuando logre despertar del todo y recuperar mi conciencia, de aquel coma inducido por los fármacos, de a poco me fui recobrando, pero siempre, en las noches, cuando estaba dormido y me despertaba al abrir los ojos, veía aquel hombre de blanco, era extraño porque despedía una luz muy brillosa, no sentía miedo, mas bien al mirarlo me daba una sensación de calma. 


Cuando me dieron de alta, volví a mi casa, a los tres días de estar ahí, yo aun un poco débil, mis papás siempre estaban al tanto de mi, fui al baño,(mi papá se quedo esperando afuera, preocupado por si me caía o me pasaba algo) mire al espejo y volví a ver el mismo rostro, demacrado, con ojeras, la piel seca sin vida, fueron apenas unos segundos, pero fue suficiente para aterrorizarme. 


Mi mamá comenzó a tener dudas de todo lo que me había pasado, y a estar muy preocupada, investigando encontró un sacerdote que tenia el don del discernimiento, el cual le dijo que todo esto que viví, había sido un trabajo de brujería, que ese trabajo no era para mi sino para ella, pero por esas casualidades, me toco sobrellevar a mi esa experiencia. 


Ese sacerdote fue tres veces a la casa (a bendecir y a orar por nosotros), se quedo hablando con todos, con mi papás y especialmente conmigo, mi mama que era muy devota de la Virgen, puso muchas imágenes de ella, por toda la casa, y de a poco me fui recuperando hasta estar a pleno de vuelta. 

Nunca supimos quien hizo ese trabajo de brujería, tampoco quisimos averiguar, hoy después de tantos años de aquel incidente, este asunto me sigue dando vuelta por la cabeza, yo creo firmemente que aquel hombre de blanco fue un ángel que me protegió que impidió que me pasara algo malo, y que aquel rostro demacrado que vi en esa oportunidad, sera el rostro que tendré después de haber muerto.......

COMPÁRTELO


 
Top