Hola, me llamo Diego hace tiempo que quería enviar esta historia pero no me animaba, sin embargo ahora creo que es hora de darla a conocer a todos los oyentes de la radio, allá por el año 60 tenia un grupo de amigos, con los que teníamos la costumbre de ir al rió loro a pescar. 


Éramos cuatro en total (contando conmigo) Raul, Daniel y Martin este último iba siempre con nosotros pero extrañamente cuando llegábamos o era cuando se hacia de noche, martín se alejaba, desaparecía una o dos horas y al cabo de ese tiempo volvía, siempre las primeras veces que hacia eso, le preguntábamos que es lo que hacia y el solo respondía que le gustaba caminar en la oscuridad. 


Entre nosotros decíamos que era medio loco, con el tiempo al fin y cabo terminamos creyendo que Martín solo hacia eso nada mas, con el tiempo ya se hizo común que cada vez que íbamos, el se vaya, en una de esas oportunidades despumes de llegar al río, lo notamos muy nervioso a martín y a todos nos llamo la atención. 



Esa noche después de un asado que hicimos en la orilla del río, martín nos dijo "ya vuelvo changos", tomo su bolsito donde llevaba sus cosas personales y comenzó a caminar lentamente mirando al cielo, nosotros lo tomamos como otra mas de sus caminatas nocturnas, nos pusimos a discutir porque la curiosidad nos mataba así que decidimos seguir a martín, fuimos yo y raúl, daniel se quedaba nomas porque no le interesaba. 



Nos pusimos a caminar por un sendero a la orilla del río, el cual lleva a una piedra muy grande (la piedra es grandísima tendrá unos 2 mts de altura y por esas casualidades donde esta apoyada la misma hay un agujero de modo que parece que a los pies de la piedra hubiera una caverna chiquita). 



Martín camino hasta frente de la piedra y giro la cabeza para ambos lados para ver si no había nadie, nosotros dos a todo esto estábamos como a 20 metros escondidos en medio de los yuyos después de 10 minutos se arrodillo y comenzó a sacar algunas cosas de la bolsa (en esa piedra mas arriba conté que había un huequito similar a una cuevita muy chiquita). 


Después de sacar varias cosas de su bolsito, tomo unas velas y las prendió, nos llamo la atención que esas velas fueran de color, la mayoría de eran oscuras, moradas o negras, después que prendió todas, tomo un trapo como de tela alpillera y se lo puso en la cabeza, se arrodillo delante de las velas para después ponerse de espaldas a la piedra y apoyo su cabeza en el piso, mientras recitaba una oración algo así como una invocación por último agarró un puñado de tierra y tiro sobre su cabeza. 


Nosotros mirábamos asombrados y asustados todo lo que hacia martín, lo escuchábamos hablar pero no entendíamos lo que decía, después de un momento de mirar todo eso vimos que donde estaban esas velas comenzó aparecer una vislumbre mas grande y de a poco fue tomando la figura de una persona grande negra como si tuviera una túnica detrás. 


En ese momento que aparece ese hombre, martín se dio vuelta de rodillas y apoyó la cabeza a los pies de esa imagen al rato de estar así no habrán sido mas de 3 minutos, saco algo de su bolsito y estirando con la mano se lo entrego, a esa altura los dos con mucho miedo nos paramos para salir de ahí, no habremos hecho ni 10 pasos que sin querer hicimos ruido. 



Fue algo increíble, escuchamos un grito en medio de la oscuridad y al darnos vuelta para ver, esa sombra que estaba con martín, se nos vino encima, corrimos desesperados recuerdo que en un momento nos tropezamos y caímos al piso los dos, tratamos desesperados de pararnos y no podíamos. 


Yo sentí como si tuviera un gran peso en las piernas que no me dejaba moverme y veía todo oscuro alrededor mio, desesperado comencé a gritar "Dios mio ayúdame , Dios mio ayúdame" apenas dije eso sentí un latigazo en la espalda que me hizo caer, a pesar de eso me levante y lo alcé a mi amigo, corrimos hasta el lugar donde esta el auto de daniel y le dijimos todo lo que nos había pasado. 



Daniel pensó en un primer momento que estábamos haciéndole una broma, después de un rato de vernos muy nervioso a mi y raul se dio cuenta que le hablamos muy en serio, decidimos ir entre los tres de vuelta al lugar para traer a martín con nosotros, tomamos una linterna y un sol de noche y comenzamos a caminar al lugar. 



Los tres con mucho miedo íbamos por el sendero al costado del río para llegar a la piedra, donde fue la ultima vez que vimos a nuestro amigo, mientras nos íbamos acercando mas al lugar, comenzamos a escuchar los gritos desesperados de martín, los tres nos pusimos a correr cuando apenas sentimos el grito (la verdad yo estaba muy atemorizado). 


Cuando llegamos a la piedra no había nadie, de pronto vimos a martín en medio de la corriente del rió, dio un grito pidiendo ayuda pero nada pudimos hacer el agua se lo trago de repente y no lo volvimos a ver mas, esa noche la aparición que vimos con raúl se cobro la vida de nuestro amigo, con el tiempo por distintos comentarios nos enteramos que martín estaba relacionado con practicas de magia negra y que esto lo venia haciendo desde hace tiempo. 


Nunca quisimos indagar mucho sobre el tema, esa noche fue horrible para nosotros, tuvimos que avisar a la familia y a la policía, fue bastante traumático pasar por esa experiencia, nos duro mucho tiempo la tristeza, el miedo y la sorpresa de saber que nuestro amigo martín hace tiempo estaba relacionado con practicas ocultas, supongo que ese lugar era usado por el para ofrendar. 



Después de mucho tiempo con raúl y daniel volvimos para ese lugar, nos dio un escalofrió horrible ir hasta la piedra aun siendo de día, las personas del lugar cuentan que es muy común que por esa parte haya apariciones, pienso yo que esa piedra en particular tiene una energía negativa. 


Lo último que me entere fue lo siguiente, una noche en el mes de marzo unos pescadores de villa maría moreno vieron como en medio de la noche, alguien salio de las aguas del río llamándolos a cada uno por su nombre todos muy asustado se fueron muy rápido de ahí, yo supongo que es la alma condenada de mi amigo............

COMPÁRTELO


 
Top