Tiempo de lectura: Cerca de 4 minutos.




La humanidad ha contado leyendas urbanas desde que conseguimos comunicarnos. La buena noticia es que, aunque muchas de ellas contienen vestigios de la verdad, la mayoría de las leyendas espeluznantes que oímos no son verdaderas. La mayoría se trata sólo de historias exageradas destinadas a asustar a los oyentes y a veces transmitir una especie de lección de vida.


Sin embargo, algunas de las leyendas urbanas se basan realmente en hechos reales. Crear leyendas urbanas en base a experiencias horribles reales es una manera de lidiar y ayudar a las personas a continuar sus vidas y, al mismo tiempo, proteger a las generaciones más jóvenes de tristes verdades.

5 – El experimento del videojuego Polybius



En 1981, los jugadores de videojuegos en Oregon estaban aterrorizados debido a un nuevo juego de arcade llamado Polybius, que surgió en los suburbios de Portland. La cuestión sobre este juego en especial era que funcionaba como una droga. Los jugadores se volvían adictos al punto de tener alucinaciones, amnesia, pesadillas e insomnio. Y eso no era todo. El FBI iba a recoger los datos de los usuarios adictos de Polybius. Estos hombres – agentes del gobierno – controlaban subliminalmente a los usuarios. Y entonces el juego simplemente desapareció.



En realidad, hubo un juego llamado Tempest lanzado el mismo año que hizo que los usuarios sufrieran náuseas y mareos, y el FBI realizó investigaciones para analizar los problemas ocurridos.

En el mismo año, dos jóvenes que jugaban al videojuego se enfermaron debido al juego. De ahí es fácil ver de dónde la leyenda pudo haber venido.

4 – Agua oscura


Esta leyenda impresionante comienza con una familia comprando una nueva casa. Todo es perfecto hasta que ellos usan un lavabo, de modo que el agua sucia, oscura y con un olor horrible sale de ella. Una inspección adicional de la caja de agua reveló un cadáver podrido que estaba contaminando el suministro de agua. Cuando esta historia se convirtió en leyenda no se sabe, pero este acontecimiento desagradable realmente sucedió.

El cuerpo de Elisa Lam fue descubierto en la caja de agua del Cecil Hotel en Los Ángeles, California en 2013.


Los motivos de su muerte continúan siendo un misterio, pero su cuerpo se quedó en el tanque por una semana antes de que aparecieran quejas de los huéspedes sobre “un agua con sabor agrio “. Finalmente realizaron un mantenimiento para descubrir el problema y se encontraron con la cruda verdad.

3 – La niñera y el asesino dentro de casa


La niñera y el asesino dentro de casa es una leyenda urbana clásica que se remonta a la década de 1960. En ella, una adolescente recibe una serie de llamadas espeluznantes mientras trabaja como niñera. En la mayoría de las versiones, cuando atiende el teléfono escucha la pregunta: “¿Ha comprobado si están bien los niños?”

La niñera rastrea las llamadas y descubre que están viniendo de dentro de la casa. En algunas versiones, ella encuentra a los niños muertos; en otras, ella es la brutalmente asesinada.

Antes de la circulación de este cuento, hubo una horrible violación y asesinato de una niña de 12 años llamada Janett Christman, mientras estaba trabajando como niñera en Columbia, Missouri. El 18 de marzo de 1950, una tormenta ocurría fuera de la casa mientras Janett colocaba a Gregory Romack de tres años para dormir. Algunos momentos antes de que la familia regresara a casa a las 1:30, alguien rompió una de las ventanas y violentamente violó y brutalizó a Christman antes de estrangularla con un hilo de hierro.


También lee: 3 CASOS MISTERIOSOS SIN RESOLVER

2 – La leyenda de Cropsey


El pueblo de Staten Island ha contado historias de Cropsey desde hace décadas. Se dice que Cropsey es un asesino perturbado con un hacha que escapó de un antiguo hospicio y que se esconde en los túneles bajo la abandonada Escuela Estatal de Willowbrook. Se cuenta que Cropsey sale de noche para cazar a los niños: algunos dicen que tiene un gancho en la mano, otros arman que tiene un hacha. Independientemente del arma, el motivo siempre es el mismo – arrastrar a los niños a las ruinas de Willowbrook y matarlas.

Por increíble que parezca, el caso del psicópata de Staten Island fue real. Un hombre llamado Andre Rand tuvo un historial de secuestro y amenaza de niños. Él también era conserje de la Escuela de Willowbrook antes de cerrar el lugar debido a su ambiente peligroso y de los abusos físicos, emocionales y sexuales sufridos por niños con discapacidad que frecuentaban el lugar. Rand volvió a las ruinas de la escuela para vivir en sus túneles y cometer atrocidades en áreas circundantes. Los niños con discapacidad comenzaron a desaparecer y el cuerpo de Jennifer Schweiger, de 12 años de edad, fue encontrado en un bosque cerca del refugio de Rand. Él fue acusado del asesinato de Jennifer y también del asesinato de otro niño desaparecido, Holly Hughes.


El tribunal no pudo demostrar que Rand cometió los asesinatos, pero lograron condenarlo por secuestro. Él fue sentenciado a 25 años en 1988 por Jennifer Schweiger, después otros 25 años en 2004 por el secuestro de Holly Hughes. Hasta hoy, Rand todavía se niega a revelar la ubicación de los otros niños desaparecidos.

1 – El asesino del ático


Este terrible cuento existe desde hace mucho tiempo. Él cuenta la historia de una familia que, sin conocimiento, vivió con un asesino que vivía escondido en su ático durante semanas o meses. Los objetos desaparecían o cambiar de lugar y la familia encontró elementos misteriosos en la basura. Tal vez ellos incluso bromeaban sobre la existencia de un fantasma, hasta que fueron brutalmente asesinados mientras dormían por el psicópata escondido en la casa. La razón por la que esta historia siempre ha sido tan espeluznante es porque puede suceder fácilmente con cualquiera – y realmente sucedió.

Todo comenzó en marzo de 1922, en una granja alemana llamada Hinterkaifeck. Andreas Gruber, el propietario, comenzó a percibir pequeñas cosas que desaparecían o estaban fuera del lugar de donde había dejado. Su familia relató el sonido de pasos y el propio Andreas encontró huellas, pero ninguna persona. A finales de marzo, la fuente de esos pasos descendió del ático y mató brutalmente a Andreas, su esposa Cäzilia, su hija Viktoria Gabriel, sus dos hijos (de 2 y 7 años), y su empleada, Maria Baumgartner, todos asesinados con hacha.


Sus cuerpos no fueron descubiertos hasta cuatro días después; y durante todo el tiempo, alguien todavía estaba cuidando de los animales de la hacienda, que fueron encontrados ilesos y con alimentos. La identidad del asesino sigue siendo un misterio hasta hoy.

COMPÁRTELO


 
Top